La historia de Signal comienza en 2008, cuando Matt Cardinal y Nate Meschke, dos licenciados en Bellas Artes, deciden juntarse y aunar su pasión por el ciclismo y por crear objetos con sus propias manos. La posibilidad de expresarse con su arte, combinado con sus ganas de montar en bici cada día, fueron la excusa perfecta para lanzar una compañía que, siendo tan joven, ya ha recibido varias distinciones por sus creaciones, de la mano del North American Hand Buidling Show (NAHBS) en varias de sus ediciones. Igualmente fueron unos de los pocos elegidos por Rapha para crear una edición especial de sus bicis para el Rapha Continental Team. Pero no se trata, como pudiera parecer, de dos artistas que se encaprichan del sector de la bici porque está de moda.

Signal
Matt ya andaba en BMX de forma seria en sus años mozos y su primer trabajo fue de mecánico en la tienda de bicis de su pueblo; Nate, igualmente, trabajaba en una tienda de bicicletas mientras estudiaba en la universidad, y allí es donde empezó a forjarse la idea de juntar sus dos pasiones. A pesar de andar muy ocupados con la empresa, los dos confiesan que seguir montando (e incluso compitiendo) en bicicleta, en todas sus modalidades, es lo que les da aire fresco para seguir diseñando y creando nuevas bicicletas con nuevas ideas.

Trabajo en equipo

A Matt y Nate les gusta trabajar en equipo. Cada uno tiene funciones distintas, pero siempre que pueden, intentan consensuar todas las decisiones técnicas y estéticas en conjunto, para un mejor resultado, más coherente con la filosofía y estética de Signal. Sus bicis tiene un look muy limpio, sin complicaciones, y les gusta considerar el producto final como un todo, donde se integran pequeños detalles, como las punteras, la decisión sobre los colores finales, etc.

0004 signal29ersinglespeed
Su momento favorito es cuando el cuadro vuelve del pintor en todo su esplendor, y pueden por fin visualizar lo que durante todo el proceso ha estado únicamente en su mente. En ese momento, todas las medidas, ángulos y pequeños detalles cobran vida con esa capa de pintura que le otorga el carácter de producto acabado y listo para ser disfrutado. Signal Cycles, una propuesta fresca y simple desde Portland, integrando arte con función.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.