Fabric, como marca de componentes, proviene de Reino Unido, donde tradicionalmente habían estado vinculados también a la marca británica de bicicletas Charge. Actualmente, la firma pertenece al gigante Cycling Sports Group, quien la ha relanzado potenciando toda su línea de productos y situándola como una opción de componentes en pleno auge, así como con una indiscutible personalidad y soluciones técnicas propias. Fabric ofrece algunos de los puños Lock-On más ligeros del mercado o cintas de manillar, para ciclismo de carretera. Pero quizás uno de los productos que de momento posee Fabric en su catálogo son los sillines que en Solo Bici ya estamos probando en algunas de nuestras bicis de test.

Diseño y tecnología

La gama de sillines de Fabric se divide en tres anchuras diferentes: 134, 142 y 155 mm. Cada una de ellas está representada por un modelo distinto; el Line es el más estrecho, el Scoop el de anchura intermedia, con 142 mm, y el más ancho, para bikers más corpulentos, es el modelo Cell. A su vez, cada uno de estos modelos ofrece soluciones ergonómicas específicas. Un canal central para evitar presión en el perineo en el modelo Line.

Tres perfiles diferentes según el tipo de bicicleta en el modelo Scoop: Flat para uso XC, Shallow para uso trail o enduro y Radius para uso más recreativo (los tres sillines de la foto). Por último, Fabric emplea un sistema de absorción basado en el concepto de las zapatillas con cámara de aire, en su modelo más confortable, el Cell. Al margen de estos tres niveles de sillín, existe también el exclusivo y vanguardista Fabric Alm. Un sillín íntegramente en carbono y diseñado en colaboración con la compañía Airbus en cuanto a la utilización de un composite que permite cierta flexión de la estructura. Se trata de un sillín minimalista, ligero (apenas 150 g), con 142 mm de anchura, exclusivo y que, sin ir más lejos, equipan los modelos Cannondale Scalpel y FS-i Black Inc de serie.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.