Sí, porque en esta ocasión no vamos a hablar de constructores artesanos con precios estratosféricos. Aunque las bicicletas que surgen de Soma Fabrication tienen el aspecto de producto artesano hecho a mano en un garaje de Portland, en realidad se trata de una marca originaria de San Francisco, que ha hecho de la sencillez y la asequibilidad su razón de ser, siempre trabajando en acero e incluso buscando producir en Asia si con ello consigue un producto de calidad a un precio más ajustado.

De hecho, Soma, conocida principalmente por sus increíbles bicis de commuting y touring (así como sus famosas palancas Steel Core y su curiosa MiniVelo), utiliza para sus creaciones acero Tange Prestige, para proporcionar la máxima durabilidad y rigidez, pero sin aumentar costes desproporcionadamente. Y es que sus fundadores se dieron cuenta de que el mayor porcentaje de clientes que entraban en una tienda de bicis buscaban bicicletas sencillas, normales y para uso diario sin complicaciones. En el otro extremo, solo un pequeño porcentaje de la población demanda bicis de carreras, como las de los profesionales, pero parece que el marketing de las grandes marcas le da más importancia a este pequeño porcentaje que a los usuarios reales de bicicletas en el mercado.

Sencillez como mantra

Y es que diseñar y producir las cosas de la forma más sencilla y económica posible, pero sin perder la exclusividad e individualidad del producto, es lo que motiva a sus creadores a dar luz a estas curiosas creaciones. Porque aunque la sencillez les guía, la verdad es que las Soma son muy resultonas, con un esquema de colores vintage que refuerza la imagen y calidad de su acero Tange y unas geometrías cómodas alejadas de las de las bicis de carreras, todo de acuerdo con la filosofía de la marca. Muchas de sus mountain bikes, disponibles en 29 y 27,5”, y con cuatro modelos en su gama, siguen esa línea, con colores naturales, y una selección de componentes fiables, a menudo combinados con montajes alternativos, ya sea en singlespeed o con transmisiones internas tipo Rohloff, que son muy del gusto de la casa. Para ello, sus modelos denominados Belt Drive, permiten colocar un sistema adicional de correa (Gates Carbon), ya sea para funcionar en SS o con transmisiones internas, fruto de su trasera partida, compatible con punteras Paragon Machineworks.

Una muy buena opción para aquellos ciclistas de diario, como dicen ellos, que quieran una bici única, bonita y resistente sin dejarse el sueldo de tres meses en ella.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.