Particular vídeo el de hoy. Sin música molona, sin adrenalina a raudales. Sólo tú y el entorno. Y es que cuando montamos en bici, disfrutando en solidario, este tipo de ruidos nos suenan a música celestial para nuestros oídos. Os dejamos  con una jornada de domingo cualquiera a lomos de una espectacular Kona:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.