Thompson bikes es una marca de tradición ligada a la industria del ciclismo desde 1921. En un país de sobrada cultura ciclista, de grandes nombres asociados a la épica del barro, al ciclocross y a las clásicas de muros y adoquines, ahora irrumpe en nuestro país ofreciendo unas bicis caracterizadas por unos montajes ajustados y por la posibilidad de personalizar sus cuadros.

Y es que la customización es una moda sin duda al alza. Sin ir más lejos, se da la circunstancia de que en recientemente probamos dos bicis con cuadros personalizados por nosotros mismos, el de la Trek Fuel y el de Thompson. Ambas a través de sus configuradores Web nos permiten darle un toque de exclusividad y colorido a nuestras monturas. Ciertamente, creemos que es una opción interesante. ¿Cuántas ocasiones hemos descartado adquirir una bici por su aspecto? Porque sus colores no nos transmitían o directamente porque no nos gustaban. No olvidemos que la compra de una bici es un acto emocional, no dejan de ser juguetes para adultos que si no son de nuestro agrado simplemente los obviamos.

Colores a la carta

Viendo el resultado final, Agatha Ruiz de la Prada o Custo Barcelona son aprendices a nuestro lado. Las estridencias, además de llamativas, funcionan muy bien delante de la cámara. Sobre la base de su modelo tope de gama de carbono, la XC-9R Carbon de 29 pulgadas, apostamos por los colores flúor verdes y amarillos, atrevidos y de moda, en contraste con el negro para las siglas de la marca.

Pero no todo es pintura lo que reluce de la bici. Se trata de un cuadro fabricado en fibra de carbono mediante tecnología de fabricación monocasco, de 1.300 g de peso aproximado, pipa de dirección cónica, cableado interno de transmisión y freno dotado de punteras tipo sándwich traseras con eje de 12×142 mm substituibles. Echamos en falta un protector de cuadro en la vaina de derecha, la que minimiza los impactos de la cadena con el cuadro.

En cambio, al hilo de las protecciones del cuadro, si utilizan topes en sus fundas para evitar roces que desvirtúen el cuadro, así como protectores de aluminio integrados a ambos lados del pedalier para proteger las fibras de carbono en caso de salida de cadena. Excepcionalmente en nuestro montaje, la entrada y salida del latiguillo del freno trasero del cuadro carece de una junta de goma. La marca nos ha informado de que se trata de un error puntual de montaje. No tiene más importancia. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.