La etapa más larga de la presente edición de la Gaes Titan Desert by Garmin 2016, de 144 kilómetros entre Rissani y Merzouga, se ha decantado de lado del catalán Josep Betalú (Bicipark-W2W), que gracias a una gran navegación ha sorprendido a sus principales rivales y se ha colocado líder con más de ocho minutos de margen sobre sus perseguidores. Betalú, de esta forma, ha dejado casi sentenciada la presente edición y sólo un desastre le privaría del triunfo final.

Todos los titanes temían la cuarta etapa de la carrera. Y es que sus 144 kilómetros por pistas arenosas e incluso un pequeño tramo de dunas la convertían en la etapa reina del desierto. De hecho, los participantes tenían 12 horas de tiempo límite para terminarla y Betalú lo ha hecho en 5 horas, 25 minutos y 47 segundos, con una temperatura superior en todo momento a los 35 grados.

Un grupo de nueve favoritos ha llegado unido al CP4, en el kilómetro 104, formado por el hasta entonces líder José Luis Carrasco, Ondrej Fojtik, Jose Silva, Oriol Colomé, Joseba Albizu, Guillem Muñoz, Josep Betalú, Julen Zubero y Roberto Bou. Estos tres últimos han apostado por la navegación, sin saber las condiciones que se encontrarían en una pista alternativa. La jugada les ha salido bien a los tres bikers y Betalú, el más fuerte de los tres, ha dado un golpe de autoridad a la carrera, ya que el tridente formado Carrasco, Fojtik y Silva han llegado a más de 13 minutos del vencedor de etapa. Estos tres últimos lucharán junto a Zubero por subir al podio.

El nuevo líder de la carrera aseguraba tras la conclusión de la etapa que se la había “jugador, era todo o nada y ha salido bien. La estrategia era llegar al CP4 con el grupo y después navegar. Hace tres años que buscaba una victoria en la Titan y para mí es muy importante”.

En féminas, Ramona Gabriel sigue sin dar tregua a sus rivales, y ha conseguido su cuarta victoria consecutiva. “Ha sido una etapa durísima, especialmente por el calor. Pensaba que iba segunda en la etapa, pero en el CP4 me he dado cuenta que iba primera. Las pistas arenosas me han costado mucho. Estoy muy feliz, pero con prudencia porque quedan dos etapas”, ha comentado la corredora de Scott-Taymory.

Mañana, etapa de 95 km con un doble paso por dunas en la que será una jornada muy especial, y es que la denominada etapa Garmin no tendrá ningún tipo de señalización. Los participantes deberán pasar por los 4 CP obligatorios sólo con la ayuda de su dispositivo GPS y del roadbook que facilita la organización.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.