Conscientes de que cada vez somos más las chicas a las que nos gusta ir rápido en mountain bike, con un cuadro idéntico de medidas a la Superfly de los hombres, Trek ha creado una versión femenina con componentes y tallas específicas para nosotras.

0003 MG 9228
Cuadro de carbono OCLV

Sin duda, uno de los mejores argumentos de esta bicicleta son la garantía y las prestaciones de un cuadro tan contrastado como es el OCLV de Trek. Como hemos dicho antes, con medidas y material idéntico a la Superfly de los hombres, tiene la particularidad de que está disponible en talla XS (13,5”) pensando en las chicas de menor estatura. Además, convencidos de que las ruedas de 29” tienen demasiado diámetro para ciclistas de menor envergadura, las tallas más pequeñas (13,5” y la 15,5”) vienen montadas con unas ruedas más ágiles, como son las 27,5”.

Su comportamiento, teniendo en cuenta que es una bici de competición de cross country, es tranquilo; con un tubo horizontal, vainas y distancia entre ejes más bien largos y un ángulo de dirección dócil de 69,3°, la bici proporciona seguridad y confort, se desenvuelve especialmente bien a velocidades altas en terrenos favorables y transmite estabilidad y confianza en las bajadas. Con las mismas prestaciones y tecnología que las bicis de gama alta (sistema de eje pasante, tubo de dirección perfilado E2 completamente integrado o el eje de pedalier BB95 ancho y rígido), la pintura (con dos años de garantía) y los acabados son excelentes, con detalles como la ligera y robusta protección de polímero del tubo diagonal y de la vaina derecha denominada Carbon Armor.

El único ‘pero’ que hemos encontrado es el cableado totalmente exterior; especialmente molestos los del cambio trasero y desviador, que van sin funda por el tubo superior rascando el cuadro cuando toca agarrar la bici o cuando queremos amarrar la batería de la luz para una salida nocturna.

Componentes a tu medida

Sobre el resto de los componentes, destaca la contrastada horquilla FOX Evolution Series 32 Float de 100 mm de recorrido, con un ratio de dureza especialmente diseñado para mujeres, tacto sensible y excelente absorción. Con sistema CTD (Climb/Bloqueado, Trail/ Medio, Descend/Abierto), ofrece tres opciones de ajuste al girar un dial, adapta la horquilla a todo tipo de terrenos y consigue así un mayor rendimiento. Además, para contrarrestar el manejo más lento de una bicicleta con rueda de 29”, la horquilla lleva un avance personalizado exclusivo de Trek denominado G2, que dota de una conducción más precisa a velocidades lentas, sin comprometer la estabilidad cuando vamos rápido.

La transmisión con dos platos y diez piñones también está pensada para mujeres, con un plato pequeño de veintidós dientes que nos ha permitido subir con agilidad las rampas más empinadas. Las bielas son de aluminio forjado FSA F2000, el desviador SRAM X7 y Shimano se encarga de vestir el resto, con los mandos de cambio Deore anclados directamente a la abrazadera de las manetas de freno, los piñones HG50 y el efectivo cambio XT. Todo el conjunto ha funcionado perfectamente, incluso cuando hemos forzado subiendo coronas con violencia, pero la cadena KMC no ha estado a la altura del resto y, aunque no se haya roto, nos ha transmitido poca fiabilidad por el tipo de ruido que hacía.

El conjunto de ruedas Bontrager Mustang Elite TLR 29, compatibles para tubeless, con eje pasante 15 mm delante y 142×12 mm detrás, gira bien, son robustas y duraderas, pero suponen demasiado lastre en subidas exigentes y no ayudan nada en las aceleraciones. Las cubiertas Bontrager XR1 Expert, con su numeroso y bajo taqueado, nos han entusiasmado; se han mostrado rápidas, rodadoras y seguras sobre terreno seco.

Los frenos Shimano Deore M615, con unas manetas muy ergonómicas, de forma idéntica a las tope de gama y fácilmente regulables a la medida de nuestros dedos, pinzas de freno compatibles con las nuevas pastillas de freno con tecnología Ice-Tech (pero con un pasador de seguridad que vibra y no nos convence) y discos de 160 mm tanto delante como detrás, han funcionado bien, pero nos habrían gustado algo más progresivos y menos bruscos, ya que clavaban las ruedas de manera violenta.

Hay que reconocer que el sillín Evoke 2 WSD, también de Bontrager, con raíles de cromoly, bordes resistentes a la abrasión, ancho, corto, esponjoso y con una hendidura central, ofrece comodidad y un apoyo adecuado específico para mujeres, aunque preferimos invertir en un buen culote y perder lastre con un sillín más fino y duro.

El manillar de 70 mm de ancho que facilita la conducción (con unos puños de silicona de mucha categoría, como son los Esi Racer’s Edge de 30 mm de diámetro), la potencia de 80 mm y una tija recta, todo en aluminio negro mate de Bontrager, con espaciadores de dirección, abrazadera de tija sillín y nuez en aluminio rojo anodizado, a juego con detalles del cuadro y los bujes, completan un conjunto equilibrado en el que podrás disfrutar con todas las prestaciones pedaleando por cualquier terreno con total garantía.  

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.