Atravesando un día la Vía Ferrata de Benini en el macizo de Brenta, el ciclista y escalador Harald Philipp tuvo una revelación, “parece un sendero”, pensó. Y fue así como se propuso realizar uno de los retos más espectaculares que hemos visto nunca sobre una mountain bike.

Por caminos impensables donde no se permite hacer el más mínimo error, el alemán descubrió una nueva manera de disfrutar de su pasión por la bicicleta y la escalada forzando al máximo su propios límites. “Ir en bicicleta por aquí transforma mis miedos en alegría”, comenta Phillipp.

No te pierdas el espectacular vídeo que nos trae el rider alemán desde los Alpes italianos de la que asegura ser “una de las mejores experiencias en bicicleta que he tenido”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.