Texto: Rubén Pérez – Fotos: Jesús Andrés Fernández

¿CÓMO VA?

Antes os vamos a situar. El Sigma Pure es un ciclocomputador que utiliza la tecnología GPS para recoger los datos, no es un navegador GPS. Tan solo nos permite orientarnos mediante una flecha tipo brújula que nos muestra la dirección al siguiente waypoint o cómo volver a casa. Es decir, no podemos bajarnos un track y reseguirlo, al menos de momento. Sigma Pure GPS es bueno como para registrar nuestras rutas y poderlas ver con todo lujo de detalles desde la aplicación de nuestro teléfono o Sigma Data Center, pero no está concepcionado para navegar.

Lo que nos permite la tecnología GPS es prescindir de imanes y velocímetros para recoger los datos. Todo muy limpio, más que un cuentakilómetros inalámbrico que necesita de imán y velocímetro adherido a la bici. En el caso del Pure, tan solo debemos instalar el soporte en nuestro manillar o potencia, esperar a que tenga señal satélite y empezar a pedalear. Tarda entre cinco y veinte segundos en geolocalizar los satélites. En este sentido es bastante rápido.

Durante la ruta es sensible a los campos electromagnéticos y se puede perder unos instantes la conectividad, pero se recupera rápidamente (un defecto de todos los ciclocomputadores GPS, no solo del Pure). Por lo demás, la autonomía es bastante longeva, en nuestro caso, cerca de 14 horas. Cuando se acaba la última señal de batería todavía le queda cerca de dos horas más de autonomía hasta sucumbir. Por lo demás, la pantalla es muy visible gracias también a la retroiluminación que, activada, hace que se encienda la pantalla cuando tocamos alguno de sus tres generosos botones. Su funcionamiento es muy intuitivo, no reviste de mayor complicación que el de un cuentakilómetros convencional sin tecnología GPS.

¿PARA QUIÉN ES?

Nos parece una opción altamente recomendable para todos aquellos usuarios que no quieren pelearse con los avances de las nuevas tecnologías sino disfrutar de un ciclocomputador supercompleto pero con la sencillez de uso que nos tiene acostumbrados Sigma en sus ciclocomputadores desde años. Ideal para los que quieren un ciclocomputador discreto, con una muy buena visibilidad de la pantalla y limpio de instalación, pues, gracias a la tecnología GPS, no requiere la instalación de imanes ni velocímetros en nuestra bici.

¿QUÉ FALTA?

Para el soporte del manillar, en vez de fijarse mediante bridas, podrían haber optado, como hacen muchas otras marcas (nada nuevo), por elásticos que permiten de forma más cómoda poder fijar el ciclocomputador sin necesidad de ir cortando bridas para instalarlo en una segunda o tercera bicicleta. Por otro lado, la aplicación Sigma Data Center, de momento, solo es compatible con los sistemas Android con tecnología NFS, así que los usuarios de iPhone por el momento no podemos consultar nuestros datos desde el móvil, deberemos consultarlos a través de la web. Esperamos que en próximas actualizaciones sea compatible.

VALORACIÓN: *****

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS:
Precio: 89,95 euros

Dimensiones de la pantalla: 32 mm x 45 mm

Funciones: 20

Contenido de la caja: Cable-cargador micro USB, dos soportes y bridas Autonomía: 15 horas aprox.

Tiempo de carga: 2,5 horas

Más info: Sigma Sport, 952207347, info@sigmasport.es Web: www.sigmasport.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.