Texto: Dani Pérez – Foto: Jesús Andrés Fernández

¿CÓMO VA?

¡Qué gran invento es contar con telemetría en nuestra propia casa para nuestra propia bicicleta! Muchos son los bikers que no se atreven a tocar las diferentes regulaciones de las suspensiones y acaban utilizándolas tal cual vienen de serie, o como les han regulado en la tienda, a menudo puestas a punto a ojo. Y muchos somos los que nos cuesta más o menos encontrar el punto ideal que buscamos en nuestras suspensiones. Que si abro el rebote, que si pongo más aire, que si ahora cierro el rebote y saco aire porque me he pasado… Para todos estos y para todos nosotros, los que les gusta probar pero no dominamos demasiado, llega el Quarq ShockWiz, para ayudarnos de manera definitiva.

El ShockWiz es un aparato electrónico que combina el hardware de la alta tecnología con la sencillez de una app (para Android y iOS) para smartphones muy fácil e intuitiva. Controlado por uno de los hardware más adelantados de nuestros sector, quedará registrado y evaluado el rendimiento de la suspensión cada vez que montemos en nuestra bici. Después de un previo calibraje que nos dirá cómo realizarlo el propio ShockWiz, podremos colocarlo en nuestra horquilla o en nuestro amortiguador (siempre y cuando sean de aire) para poder analizar todos los datos.

El ShockWiz funciona mediante un sensor de presión y un microprocesador que, conectados a la válvula de nuestra suspensión, consigue unos resultados en forma de algoritmos (datos que lee nada más y nada menos que 100 veces por segundo). Estos algoritmos son evaluados y una vez traspasados a la app de nuestro smartphone, nos permitirán ver de una manera muy sencilla si los valores que llevamos de presión de aire, rebote y compresión en alta y baja son los adecuados para nuestras necesidades. Además de estas tres variables, calcula la de bastantes más: el bottoming, la resistencia a hacer tope, la respuesta del muelle neumático…El ShockWiz, con la ayuda de la app, nos ayudará con unos datos y pautas adecuadas para ajustar a nuestro estilo de conducción de manera muy fácil, por lo que a los menos experimentados les será tremendamente útil, y para los más experimentados les ayudará a probar y encontrar el ajuste perfecto.

De hecho, podremos especificar qué estilo de bici practicamos entre eficiente, equilibrado, divertido y agresivo, lo que nos ajustará más los datos según nuestro gusto. Para ello es importante hacer un preajuste del ShockWiz en el que nos pide diferentes rutas en momentos diferentes: hacer una ruta rodadora, otra técnica con irregularidades, otra con algún que otro drop… De esta manera, podremos afinar mucho más con lo que necesitamos ajustar para personalizar al máximo nuestras suspensiones (e incluso algunas veces nos dirá que tenemos que regular aspectos de los que ni tan siquiera contamos con el dial de ajuste correspondiente, por lo que tendremos que acudir a nuestra tienda habitual o aceptarlo tal como nos funciona).

Es importante resaltar que el ShockWiz es compatible con la mayoría de las horquillas y amortiguadores de mercado que no sean exclusivamente RockShox, marca hermana de Quarq. Destacan sus reducidas dimensiones, que nos ayudan a la instalación, que es tan fácil como dejarlo sujeto con sus bridas correspondientes con el manguito de unión a la válvula que necesitemos, es resistente al agua y se puede llevar montado siempre que queramos. Su peso es de 45 gramos y su precio de 419 euros (con una versión de 469 euros para suspensiones invertidas como la RS-1 de RockShox). Sin duda, SRAM da un nuevo paso más allá que el resto para facilitar la tarea a los bikers que solo quieren pedalear sin perder tiempo haciendo pruebas y optimizando a la perfección las suspensiones.

¿PARA QUIÉN ES?

Está pensado para cualquier tipo de ciclista (experimentado, medio o principiante) amante de las últimas tecnologías que quiere saber cómo sacar el máximo provecho a las suspensiones. Totalmente aconsejable siempre y cuando lo puedas pagar.
Además de esto, tenemos que decir que el biker que apueste por hacerse con un ShockWiz ha de ser alguien que disfrute con la parte más mecánica de la bici, aunque son regulaciones (que no mecánica pura y dura) que necesitan una base y entender cómo funcionan las suspensiones.

También ha de ser alguien que sea paciente y que está dispuesto a perder tiempo para conseguir un óptimo ajuste de las suspensiones. Si no es tu caso, olvídate.

¿QUÉ FALTA?

Siempre es difícil encontrar alguna pega a algo que aporta lo que nadie ha aportado todavía a nuestro deporte, para empezar porque es algo novedoso y único. Lógicamente, podemos decir que su precio, aunque terrenal, es elevado, por lo que si fuese inferior, sería mucho mejor. Es lo que tienen las últimas tecnologías…

VALORACIÓN: ****

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS:
Precio: 419 euros (469 euros el modelo específico para horquillas invertidas como la RS-1 de RockShox). Peso: 45 gramos Características: Dos manguitos de diferente longitud, alimentado por una batería tipo botón, resistente al agua, protector plástico para posibles impactos. Sirve para cualquier suspensión de aire. Distribuidor: SRAM Web: www.quaq.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.