¿Cómo va?

Con el último upgrade de la SID, RockShox ha conseguido una nueva versión realmente sobresaliente de una de sus horquillas más representativas.

La nueva SID es más sensible y precisa en el tacto respecto a sus versiones anteriores, algo que percibimos ya desde los primeros instantes en los que la probamos por nuestros recorridos habituales.

Esa sensibilidad extra se agradece, la SID ahora es una horquilla que copia mejor el terreno y, con la presión de aire adecuada y recomendada por el fabricante, podemos tener un mejor control, estabilidad y prestaciones, en definitiva, de la horquilla (recordemos que en versiones anteriores, por ejemplo, era recomendable usar presiones inferiores a las recomendadas por el fabricante si querías sacar partido y usar todo el recorrido de la suspensión).

Lo que explica este extra de sensibilidad es la incorporación de la tecnología DebonAir exclusiva de RockShox. Un concepto que ya emplea RockShox en otras de sus horquillas y que pasa por dotar a la nueva SID de una cámara de aire interior más voluminosa y, por tanto, que la horquilla funcione con presiones de aire menores de lo que lo hacía antes.

Nuestra unidad de pruebas, la RLC, cuenta ahora como novedad con un recorrido de 120 mm (anteriormente solo estaba disponible en 100 mm), con lo que, junto con la mayor sensibilidad que comentamos, provoca que hayamos disfrutado de lo lindo con esta RockShox de test, pues tiene bastante más capacidad de absorción en descensos técnicos y complicados de lo que hasta ahora asociábamos con la SID; que se comercializaba exclusivamente en 100 mm de recorrido. Pero las sensaciones han mejorado en más aspectos, ya que por su relación calidad-precio puede convertirse en una de las más demandadas del segmento.

Gracias a la tecnología Dig Valve, la SID no solo es más sensible en los primeros milímetros de recorrido. A medida que trabaja y cuando absorbe los impactos de más intensidad, muestra un comportamiento ahora más progresivo y estable, da la sensación de ir más por el sitio con esta última versión de la RockShox SID.

Las regulaciones son las de rebote y compresión en baja y bloqueo, que puede accionarse también con el nuevo mando de puño giratorio TwistLoc (esta nueva horquilla es ya compatible con el nuevo sistema de mando remoto). El tacto de los diales de regulación es más que correcto, en la línea de lo que ya estamos acostumbrados a ver en RockShox.

¿Para quién es?

Con su nueva opción de 120 mm de recorrido (solo para medida de 29’’) y el mejor comportamiento en cuanto a sensibilidad y control de la compresión, la SID amplía su abanico de posibles usuarios.

Ahora, además de los más fervientes practicantes de XC, que podrán seguir utilizando las versiones de 100 mm de recorrido y versiones más ligeras como la World Cup, es una horquilla también para quienes aspiran a algo más de polivalencia de lo que estamos acostumbrados en un modelo de XC, para los que hacen rutas más técnicas o quienes por limitaciones técnicas necesitan una horquilla que les ayude más a controlar su bici en un segmento de 100 a 120 mm de recorrido.

¿Qué le falta?

Aunque la estética es un aspecto siempre muy subjetivo, echamos en falta un diseño de la SID algo más llamativo y diferenciador. Teniendo en cuenta el nivel técnico y de prestaciones de la horquilla, nos gustaría una apariencia más acorde y diferencial.

Valoración: 4/5

Características técnicas

Precio: 869 a 939 euros
Peso: 1.689 g con el tubo de dirección cortado a 140 mm
Recorrido disponible: 100 o 120 mm
Cartucho: : Hidráulico Dig Valve y tecnología DebonAir
Ajustes: Rebote, compresión en baja, bloqueo
Botellas: Magnesio, 32 mm
Colores: Solo negro
Distribuidor: Team Bike
Web: www.sram.com

Galería

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Foto: Jesús Andrés Fernández

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.