CÓMO VA
A simple vista, cuando lo tenemos en la mano, parece totalmente plano, pero ya al montarlo apreciamos ligeramente una suave elevación trasera. Es precisamente esta curvatura la que en marcha nos ayuda a estabilizarnos sin dejar de gozar de una buena movilidad, especialmente en zonas más técnicas de bajada, donde adoptamos una posición mucho más retrasada de lo habitual.

Los kilómetros pasan rápido y no nos acordamos del sillín. ¡Buen síntoma! Sin duda, es un sillín confortable, no en vano posee un acolchado generoso que se agradece sobre todo en las salidas largas. Esta espuma de alta densidad EVA, combinada con una base del sillín sólida, construida en fibra de vidrio y reforzada con carbono, nos permite percibir que se trata de un sillín robusto, poco dado a esos molestos ruidos o crujidos que se producen en momentos de alta torsión. Goza de una nariz generosa que hace que en ocasiones entre en contacto con los muslos. En absoluto nos ha resultado molesto, pero sí nos ha hecho pensar que con el paso del tiempo se pueda estropear la piel que lo envuelve a causa de la fricción. Los raíles de carbono, aparte de un plus estético superior, nos confieren una solidez notable, además de un punto estético superior. Una vez ya en casa, limpiamos la bici y nos damos cuenta de una obviedad: el blanco es muy sucio. Por ello os recomendamos que escojáis dentro de su gama de colores el negro, siempre mucho más sufrido y que se mantiene más entero con el paso del tiempo.

¿PARA QUIÉN ES?
Está orientado a un amplio espectro de usuarios, desde un perfil rally hasta un usuario con gustos por las bicis trail-all mountain de doble suspensión. Realmente los ingenieros de PRO se han roto los cuernos para ofrecernos una gama de sillines acorde con nuestra morfología, flexibilidad o estilo de pedaleo. Nosotros hemos elegido el Turnix dentro de la gama de sillines PRO por ser el punto medio entre el Griffon, recomendable para ciclistas que se mueven poco encima de la montura, o el Falcon, mucho más apetecible para culos inquietos. Sus 155 g de peso lo convierten en una gran opción para todos aquellos bikers temerosos de errar con la elección del sillín. En esta ocasión la ligereza no está reñida con la comodidad, muy en la línea de Shimano, buscan una línea coherente de prestaciones sin obsesionarse con el peso.

QUÉ FALTA
Nos ha llamado la atención que carezca de unos protectores laterales. No sería la mejor elección para un uso agresivo en la montaña, donde una caída no es un hecho inhabitual.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS
Precio: 140 euros
Peso: 155 gramos
Características: Base en fibra de vidrio reforzado con carbono, relleno de espuma de alta densidad EVA y raíles de carbono
Tallas: 132 mm o 142 mm de ancho
Colores: Blanco o negro
Distribuidor: Macario Llorente
Web: www.pro-bikegear.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.