100 o 120 mm, ¿qué recorrido de suspensión debes elegir?
PUBLICIDAD

100 o 120 mm, ¿qué recorrido de suspensión debes elegir?

Las bicicletas de Cross Country con 120 mm de recorrido comienzan a extenderse y muchos bikers se preguntan si deben dar el salto a una suspensión más reforzada o mantener el tradicional esquema de 100 mm. Veamos qué diferencias hay entre ambas propuestas y a qué tipo de ciclista se adaptan mejor.

El auge de un tipo de bicicletas específico, casi una nueva modalidad, que ha sido bautizada como Down Country, ha obligado a muchos ciclistas replantearse si su bicicleta actual posee el mejor esquema para explotar sus capacidades.

Las bicicletas Down Country (o Súper XC) se distinguen, en primer lugar, por contar con un recorrido de suspensiones algo superior al de sus homólogas de XC tradicional, normalmente en torno a 120 mm en la horquilla. Además, se aplican una serie de modificaciones en su montaje para adaptarse a un uso Trail, desde el cockpit hasta los neumáticos o la tija, pero en este artículo nos vamos a centrar únicamente en el valor de la suspensión, especialmente en la delantera.

Además, la arriesgada decisión de Scott en su último lanzamiento, presentando la nueva Spark RC únicamente en 120 mm de recorrido y descartando, por tanto, la versión de 100 mm, no ha hecho más que avivar el temor a que una bicicleta de 100 mm se pueda quedar desfasada a corto o medio plazo.

Relacionado: Scott Spark Nino Schurter 2021 vs 2022

Primer cambio: rigidez estructural

Quizá hablar de 2 cm de diferencia en el recorrido de la horquilla te parezca una nimiedad, pero una bicicleta puede cambiar por completo con solo esta pequeña modificación. Recuerda que estamos hablando de una modalidad de corto recorrido donde cada variable es determinante, desde el peso hasta la geometría.

Así pues, en primer lugar hemos de hablar de la rigidez estructural. Aunque no es una condición necesaria, muchas marcas escogen horquillas ultra ligeras y con barras de menor diámetro en sus modelos más deportivos de 100 mm, con el fin de aligerar el peso al máximo, y prefieren reforzar los modelos Down Country con horquillas de barras más gruesas y pesadas.

Por ejemplo, la última generación de horquillas RockShox SID se presenta con botellas de 32 mm en las versiones más ligeras de puro XC (SID SL) y barras de 35 mm para las horquillas algo más ‘descender’, apuntando claramente a los montajes Down Country.

Algo similar sucede con Fox, que cuenta con la popular Fox 32 Step Cast para quienes busquen el minimalismo y la ligereza, y se ha extendido la presencia de la nueva Fox 34 Step Cast en montajes más agresivos, conservando un registro de peso sobresaliente.

El propio Mathieu Van der Poel ha sorprendido compitiendo esta temporada en la Copa del Mundo XC con una horquilla Fox 34 SC de 120 mm sobre su Canyon Lux. Si los profesionales comienzan a elegir esta configuración en la competición más exigente del mundo, se extenderá entre los aficionados rápidamente de forma inevitable.

Cambios en la geometría: tren delantero

Más allá de estas diferencias en rigidez estructural, escoger entre una bicicleta de 100 o 120 mm comporta una serie de modificaciones en la geometría que afectan de lleno al manejo en marcha. De hecho, en cierto modo, determina el perfil o la personalidad de la bicicleta y el ciclista.

Esta temporada Cannondale ha lanzado una versión de la Scapel SE con una nueva horquilla Lefty Ocho de 120 mm.

Vamos a servirnos de un ejemplo estándar en el mercado para analizar las diferencias entre una configuración u otra. Tomamos como referencia la geometría de la Specialized Epic, una de las doble suspensión de XC de competición más exitosas de la historia, y la versión Epic EVO, una de las Down Country más representativas.

La medida que se ve afectada de forma más directa es el ángulo de la dirección. La versión Epic presenta una dirección abierta a 67,5º con sus 100 mm de recorrido, pero con sólo cambiar a 120 mm en la Epic EVO, la dirección se lanza un grado más, a 66,5º.

El mismo efecto surge en la Cannondale Scalpel y la Orbea OIZ, respecto a sus versiones Down Country. Un grado más abierto desde la dirección y las consecuencias que ello tiene a nivel de capacidad de descenso y estabilidad a gran velocidad.

Esta alteración en la dirección también afecta a la altura del cuadro. El stack de la Epic (el punto más alto de la bicicleta medido desde el eje de pedalier hasta la perpendicular horizontal de la dirección) en talla M es de 591 mm y, como consecuencia de la mayor apertura en la dirección, en la Epic EVO se eleva en 6 mm, hasta 597 mm.

reach y stack

Ya no sólo supone que la rueda delantera se aleja de nosotros, además la postura es algo más erguida, por tanto más cómoda y centrada aunque menos deportiva y aerodinámica.

Pero hay más. Si el stack (altura del cuadro) varía, inevitablemente también lo hace el reach (longitud del cuadro). En la talla M de la Specialized Epic, el reach es de 445 mm, mientras que en la Epic EVO los cambios efectuados por el recorrido de la horquilla lo reducen a 436 mm, multiplicando la idea de geometría más alta y compacta, para una postura más elevada.

Relacionado: Elige tu talla con el reach y el stack

Cambios en la geometría: tren trasero

Y no sólo apreciamos cambios en el tren delantero, sino fluctuaciones en la geometría de toda la bicicleta. El ángulo del sillín también se relaja, pasando de una posición muy vertical (75,5º) a una menos pedaleadora (74,5º). Con esto se consigue facilitar el desplazamiento del peso corporal hacia la rueda trasera y mejorar el control en descensos verticales.

Por último, nos detenemos en uno de los puntos más importantes en cuanto a modificación de la geometría, la altura del pedalier. Sube la altura de la dirección, se retrasa la posición del tubo vertical y, como consecuencia, se eleva el pedalier. En la Specialized Epic la altura del pedalier es de 324 mm en todas las tallas, mientras que en la Epic EVO sube hasta 336 mm.

Es importante tener este valor en cuenta puesto que las bicicletas XC de 120 mm tienen el centro de gravedad más alto. Un pedalier a mayor altura en una bicicleta de corte más Trail ayudará a evitar roces con las bielas en piedras u obstáculos, pero se pierde ligeramente en feeling de confort y estabilidad.

Las marcas que han optado por desarrollar una bicicleta específica de esta modalidad, en lugar de adaptar el mismo cuadro a las dos propuestas, buscan precisamente ‘salvar’ este tipo de consecuencias no deseadas en la geometría.

Y tú, ¿cuál necesitas?

Y sabemos las diferencias entre montar una horquilla de 100 o 120 mm, y ahora la gran pregunta. ¿Cuál es mejor para mí? Antes de seguir, conviene aclarar que en este artículo no pretendemos postularnos a favor o en contra de una propuesta determinada sino analizar las cualidades derivadas de esta modificación. La elección final, por tanto, dependerá exclusivamente de ti.

Dicho esto, es evidente que las bicicletas de 100 mm de recorrido, ya sean rígidas o ‘full suspension’, no han dejado de ser válidas de la noche a la mañana. De hecho, tal y como hemos visto, poseen una serie de cualidades que deben ser decisivas para un buen número de ciclistas.

Si tus rutas discurren por terreno principalmente rodador, le concedes un valor importante al peso, participas en marchas y competiciones donde prima la distancia sobre la técnica y necesitas que tu montura responda al 100% en las ascensiones más exigentes, entonces tu perfil se adapta perfectamente al de un usuario de bicicleta de 100 mm.

Si por el contrario, tiendes a huir de las pistas forestales y prefieres lanzarte por senderos, disfrutas del flow sobre la bici, eliges marchas o competiciones en función de la cantidad de singletracks que proponen y valoras que tu bicicleta te ayude en este deseo de mejorar tu habilidad en los descensos, entonces estás de enhorabuena, eres un biker de perfil Down Country y puedes ir pensando en hacerte con una bici de 120 mm.

Deja un comentario