Probamos durante 100km las Zapatillas enduro / all mountain Giro Terraduro

¿Cómo van?
Como la mayoría de las veces que nos llega material novedoso a la redacción, procedemos a desembalar con cierta dosis de ilusión y ansiedad con el producto en cuestión. Esta vez teníamos entre manos la apuesta de Giro por el calzado de all mountain o enduro.

A primera vista, es un producto muy bien acabado, de buen tacto, noble y de apariencia resistente. No es una zapatilla excesivamente ligera, porque no pretende serlo (pesa algo más de 420 g en talla 42). Pretende ser polivalente y versátil, capaz de ofrecernos comodidad y rendimiento por partes iguales tanto encima de la bici como durante un prolongado porteo.

Ya metidos en faena, enseguida apreciamos las cualidades de la zapatilla, en especial de su suela, que nos aporta mucho grip gracias a la goma Vibram; sí, la mítica suela que ingenió hace más de setenta años el escalador italiano Vitale Bramani. Este buen agarre contrasta con la parte interna de la propia suela, la encargada de otorgarles el punto justo de rigidez suficiente para la transferencia del pedaleo y además podremos instalar los anclajes de las calas.

La propia suela tiene partes más delgadas, a la altura del empeine, por ejemplo, que favorecen un caminar lo más ortodoxo posible. Atrás queda el tópico de que es imposible caminar bien con un calzado de bici. Y todo ello se nota en marcha, donde logramos una buena conexión con la bici.Acertadamente, han decidido reforzar las protecciones de la puntera, talón y laterales, en previsión de potenciales rozaduras.

El ajuste se realiza a través de una hebilla micrométrica superior y dos potentes velcros. Estas zapatillas, como una bici de largo recorrido, piden caña a gritos y un buen calcetín de invierno; su tejido de microfibra es muy transpirable. Las plantillas son cómodas, bastante acolchadas y con tratamiento antibacteriano.

¿Para quién es?
De la mano del corredor del Giant Factory Off-Road Adam Craig, Giro ha diseñado una zapatilla para los usuarios cada vez más numerosos del enduro, para aquellos que durante sus salidas lo pasan bien porteando y accediendo a los enclaves más inaccesibles que les garanticen unas buenas bajadas. Con esta zapatilla, Giro entra en la pomada y se posiciona para hacer frente a marcas con calzado de enduro como Specialized o Mavic, entre otras.

Y tampoco se olvida de ellas:
Giro tiene la versión Terradura para las más cañeras de la casa, con unas tallas específicas de chica y en color negro con los logos de Giro en azul turquesa.

¿Qué falta?
Una gama más numerosa de modelos de enduro. Probablemente, las Terraduro sólo sean la punta del iceberg de un segmento al alza que en el decurso de los próximos meses nos obsequiará con una mayor gama de zapatillas de enduro. En ocasiones nos ha costado aflojar la hebilla micrométrica, es algo dura, especialmente cuando el barro se acumula entre sus hendiduras.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.