Vuelta a España (13ª): Roglic contra sí mismo

Tan cerca de Fisterra, donde el fin del mundo, y del Monte Pindo, de leyendas celtas, el Mirador do Ézaro contempla la inmensidad del Atlántico, que en los días malos rompe con virulencia contra la Costa da Morte, llamada así por la cantidad de naufragios documentados desde Muros a Malpica. No encalla Primoz Roglic en la temida contrarreloj gallega, tan parecida a la del Tour, donde fracasó y perdió el amarillo a un día de París. Aquí se viste la Roja a falta de cuatro etapas para llegar a Madrid.

El esloveno no ganaba una crono desde el año pasado, también en la Vuelta, aquella vez en Pau. Entonces dio un paso de gigante para conquistar su primera grande tras naufragar en el Giro. Las heridas que dejan las derrotas cicatrizan rápido en su piel. “Tuve dudas después del Tour, claro, pero la vida es una batalla contra uno mismo”, recordó Roglic antes de empezar la Vuelta. Animal competitivo, levantó los brazos en Arrate, Moncalvillo y Suances antes de vencer en Ézaro solo un segundo por delante de Will Barta.

El estadounidense de 24 años, otro producto de la inagotable cantera del Hagens Berman Axeon, como Tao Geoghegan Hart o Joao Almeida, fue el más rápido en los dos primeros puntos intermedios, algo más de 30 kilómetros de toboganes y largas rectas expuestas al famoso nordés, el viento que azota Galicia y que sopló en la cara de los ciclistas. Barta marcó mejores registros que tres especialistas como Cavagna, Oliveira o el propio Roglic, pero el esloveno le superó en la subida de rampas imposibles hasta el mirador.

“Recordando lo de la Planche des Belles Filles me guardé fuerzas para el final”, reconoció en la meta. La jugada le salió bien al exsaltador de esquí, aunque la ventaja que tiene sobre sus rivales no es para estar tranquilo con tres etapas de media montaña y el final del sábado en La Covatilla. Sorprendieron Hugh Carthy y Richard Carapaz con su prestación contra el crono. El inglés se movió en los mismos tiempos que Roglic hasta la subida final, donde se dejó 24 segundos y en la general sigue tercero, a 47.

El ecuatoriano, que completó su mejor contrarreloj de siempre, aguantó la parte del recorrido que más le perjudicaba y, tras 12 kilómetros, incluso mantenía la Roja de manera virtual. Algunos llegaron a pensar en otro día horribilis de Roglic, pero su táctica en el ascenso a Ézaro hizo la diferencia. Carapaz llegó al segundo punto intermedio con 20 segundos perdidos sobre su rival, pero la distancia aumentó hasta 49 en la meta. De nuevo segundo en la general, debe remontar 39 para recuperar el liderato.

“Ha sido un desastre”, expresó sin tapujos Enric Mas, el gran derrotado. Su quinto puesto en el Tour, una carrera que hizo de menos a más, y, en concreto, su buen rendimiento en la crono final, invitaban a pensar en una posible remontada hacia el podio. En un día para olvidar, cedió 1:43 con Roglic y se aleja a 2:36 del podio. La Vuelta de la pandemia está de celebración: sin positivos en la última ronda de PCRs, llegará el domingo a Madrid.

1ª: Roglic / 2ª: Soler / 3ª: Dan Martin / 4ª: Bennett / 5ª: Wellens / 6ª: Ion Izagirre / 7ª: Woods / 8ª: Roglic / 9ª: Ackermann / 10ª: Roglic / 11ª: Gaudu / 12ª: Carthy / Clasificaciones / Recorrido

Foto: Photogomez Sport

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.