5 mitos muy extendidos sobre las agujetas

5 mitos muy extendidos sobre las agujetas

Todo deportista ha experimentado alguna vez la desagradable sensación de tener agujetas. A su alrededor se han extendido una serie de mitos y falsas creencias que nos hemos propuesto desterrar.

PUBLICIDAD Content_1

Las agujetas aparecen entre las 24 y 48 horas posteriores a la práctica del ejercicio que las provoca. Se producen cuando acumulas un tiempo sin practicar deporte o bien cuando cambias el tipo de ejercicio en tu rutina y se manifiestan como dolores musculares intensos. Normalmente el dolor comienza a las 24 horas, alcanza el pico a las 48 horas y comienza su disminución en ese momento, por ello se denominan también dolor muscular tardío.

Relacionado: Cómo combinar MTB con running

Los síntomas que caracterizan a las agujetas son sensibilidad, tensión muscular, disminución de la fuerza, tumefacción de los músculos asociados y dolor agudo. Unos síntomas desagradables que suelen durar de 3 a 7 días.

 

PUBLICIDAD Content_2

Para evitarlas ya podemos avanzar que no hay ningún remedio milagroso sino una serie de pautas que ayudarán a prevenirlas o menguar los síntomas. En este artículo recogíamos varios consejos para prevenirlas. Pero ahora es el momento de desmentir las falsas creencias que se han extendido alrededor de las agujetas. Curas milagrosas, tópicos erróneos, rutinas falsas, etc. Este es nuestro top 5:

1. Las agujetas son cristalizaciones del ácido láctico

La sensación de agujas clavándose en los músculos llevó a creer durante mucho tiempo que su origen se debía a la cristalización del ácido láctico, que posteriormente se clavaba en las fibras musculares. Sin embargo, en la actualidad se sabe que las agujetas son micro roturas fibrilares provocadas por la falta de adaptación del músculo a una intensidad de ejercicio determinada.

Además, la teoría de la cristalización quedó refutada ya que las personas con la enfermedad de McArdle, que no producen ácido láctico, también sufren agujetas tras un ejercicio intenso.

PUBLICIDAD Content_3

2. Beber agua con azúcar quita las agujetas

Falsas creencias sobre agujetas

Este es, quizá, el mito sobre las agujetas más extendido. No se sabe bien cuál es el origen de esta falsa creencia, pero lo que sí se sabe a ciencia cierta es que no sirve de nada. Pruébalo, lo único que conseguirás con el tiempo es dañar tu salud dental.

La única forma de recuperar las agujetas es descansar, aunque es recomendable realizar una recuperación activa de intensidad moderada-baja.

3. Si salen agujetas, repite al día siguiente los mismos ejercicios

Otro mito sobre las agujetas que roza lo cómico. Repetir la misma rutina que ha provocado la aparición de agujetas sólo hará que te duela más. Como hemos comentado en el punto anterior, sólo el descanso puede mitigar las agujetas. Si lo estimas necesario, puedes ayudar a reducir el dolor tomando un anti inflamatorio.

4. Si tienes agujetas es porque has entrenado bien

Esta afirmación se oye mucho y no es cierta (o correcta). Si aparecen las agujetas podemos decir que nos hemos excedido con el ejercicio y hemos llevado a nuestro cuerpo a un punto excesivo en el que se producen estas micro roturas de fibras. Es, por tanto, una fatiga en el músculo que ha producido daños.

5. Si estiras evitarás las agujetas

consejos para estirar

Todo el que ha probado a estirar antes o después del ejercicio… habrá descubierto que no es ningún remedio eficaz. Estirar es un hábito estupendo y muy beneficioso para el deportista, pero no evitará que surjan las agujetas si te excedes con el ejercicio físico.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario