En la compra de tu casco te aconsejamos no escatimar ni un euro con modelos de baja calidad y de dudosa homologación.

Existen complementos más banales como un maillot, por ejemplo, pero en el caso del casco puede resultar vital en caso de caída algo que en nuestra modalidad no está fuera del orden del día. Por ello no entendemos cómo existen usuarios capaces de llevar una bici de tres mil euros entre las piernas y un casco de treinta y cinco en la cabeza.

¿Cómo es un casco ideado para el Trail?

El casco trail es el casco más polifacético y equilibrado en cuestiones de protección, ventilación, sujeción, confort y peso. Un casco ideado para los usuarios de bicis de recorridos comprendidos entre los 120 y los 150 mm de recorrido, sin olvidarnos de aquellos usuarios que, aun siendo usuarios de una bici rígida de XC, por ejemplo, quieren contar con ese plus de protección que ofrecen los cascos trail sobre los de XC.

Como decíamos, en cuestiones de protección, muchos de los cascos trail han heredado tecnologías y refuerzos de los cascos de enduro, una modalidad que en los últimos años ha alcanzado un gran auge en el ámbito competitivo y ha obligado a las principales fabricantes de cascos, con la llegada de la competición, a realizar cascos no integrales cada vez más seguros para saciar la creciente demanda de seguridad de sus corredores. Ahora los cascos ofrecen una mayor cobertura alrededor de la parte posterior de la cabeza (la zona de la nuca) y en los laterales (las sienes).

Un plus de protección

Estructuralmente la mayoría de los cascos usan algún derivado de poliestireno expandido, también conocido por espuma EPS, conjugada con otro material más resistente, generalmente infiltrado a modo de rejilla en la parte más crítica del casco, para proporcionar amortiguación en caso de impacto.

La espuma es la encargada de absorber en la medida de lo posible todo el impacto. Esta se aplasta y se extiende minimizando así la fuerza del impacto. Es la principal responsable de absorber los golpes, pues las molduras externas del casco, generalmente de EPS y más duras, simplemente sirven para protegernos de los arañazos y golpes más leves.

En los cascos de alta gama la moldura alcanza toda la parte exterior del casco e incluso también los perfiles internos mientras que en los cascos más baratos, para abaratar costes, se lo ahorran dejando más cantidad de espuma EPS a la vista.

Cabeza con tu elección

Cuando eliges un casco trail, debes prestar atención a diferentes aspectos, además de la protección, tales como la ventilación, el confort o el peso. Para ello, lo mejor que puedes hacer es probártelo en una tienda física. De lo contrario es como comprarte unos tejanos pitilleros de una marca desconocida en un portal de Internet desconocido. Tienes muchos números de equivocarte.

Debes tener en cuenta la ventilación del casco. Si eres un usuario tranquilo y sosegado que te gusta transitar por pistas y senderos juguetones, buscaremos un casco trail que ofrezca grandes canales de ventilación y un peso más contenido. Si por el contrario tienes una bici de más recorrido y te encanta descubrir nuevos senderos y trialeras y disfrutas del viento fuerte en la cara, te aconsejamos un casco más robusto, seguramente algo más pesado y menos ventilado.

Tres consejos a tener en cuenta

También debemos tener en cuenta otros aspectos no tan evidentes antes de hacernos con nuestro casco. Un primer consejo es ver cómo tus gafas conviven con la estructura del casco y sus sujeciones o si empleas gafas tipo máscara para los descensos más salvajes si existe posibilidad de asentarlas en la parte frontal. Para ello, una visera móvil resulta vital.

Otro consejo es si tienes pensado utilizar cámara de acción. Los cascos de más alta gama suelen llevar anclajes incorporados, pero en la gama media, la que nos compete en este informe, no suelen llevar. Por ello debemos prestar atención a la morfología de la calota para ver si cuenta con una zona lo más plana posible para asentar nuestra cámara.

Por último, en muchos de los cascos trail, las marcas están ofreciendo la posibilidad de contar con el sistema de protección MIPS. Por unos euros más podemos dispone de un sistema de protección contraimpactos multidireccional que utiliza un revestimiento de plástico flotante entre la cabeza y la estructura EPS, que reduce la cantidad de fuerza de rotación transmitida a su cerebro durante un choque. Recordemos que la fuerza de rotación es responsable de un gran número de lesiones, así que unos euros de más, en este caso y valga la redundancia, no están de más.

Los cascos

BELL 4FORTY

Posee acabados y protección dignos de cascos que pueden doblar tranquilamente su precio. Es a nuestro parecer el casco que más sensación de protección nos ofrece de este informe. Nos ha sorprendido gratamente, pues una vez puesto, nos ha gustado más estéticamente que teniéndolo en la mano.

Es muy confortable y su ajuste es sólido y muy bien medido. El único hándicap es que las aperturas son, salvo las centrales, algo escasas, lo que no favorece la ventilación para cuando el calor sea más agobiante. La visera es muy sólida y muy bien acabada (como todas las molduras). Es difícil encontrar imperfecciones. Además, por la morfología plana y exenta de aperturas de la zona central superior, facilita la instalación de soportes para cámaras de acción.

Precio: 80€ / Peso: 326 g

FOX FLUX

Hemos probado la versión sin sistema de protección MIPS para no superar los cien euros que nos hemos fijado de presupuesto. Ambas versiones son idénticas.

Nos agrada y mucho del Flux el diseño y acabados. Es un casco muy ligero y ventilado. Incorpora de serie dos bandas de almohadillas X-Static, dotada de partículas de plata que minimizan el olor a sudor. Posee cuatro posibilidades de ajuste en altura y dos de avance/retraso del sistema de sujeción, que pasa bastante desapercibido, ya que la presión es bastante homogénea.

Además tiene una estructura plástica interna para incrementar la resistencia ante impactos y, gracias a la visera regulable, podemos utilizar gafas tipo máscara.

Precio: 95€ / Peso: 368 g

GIRO HEX

El Hex es un casco de corte más clásico, algo parecido a la línea de los cascos de XC pero con la parte trasera más reforzada. Destaca sobremanera sobre los demás en peso y ventilación. Fruto de ello es un casco que puesto pasa muy desapercibido.

El sistema de sujeción nos ofrece una buena estabilidad cuando pedaleamos por tramos rotos. La visera patentada permite un rango de ajuste de 15º sin necesidad de requerir ningún tornillo. La disposición de las correas es muy buena, ya que no adquieren molestas holguras y transitan pegadas a la tez.

La gama de colores es amplia y variopinta, una paleta de colores muy reconocible, ideal para combinar con los distintos complementos de la marca californiana.

Precio: 99,95€ / Peso: 282 g

LAZER MAGMA

El fabricante de cascos belga cuenta con una tradición de más de 90 años. El Magma es su casco más polifacético. Creemos que una de las claves para que sea tan polivalente es el bajo peso, por debajo de los 250 g, y los generosos canales de ventilación. Eso hace que los podamos utilizar para XC, carretera, gravel, trail o incluso enduro light.

Es un casco de corte algo diferente y con mucha personalidad gracias al ingenioso sistema de sujeción ARS (Advanced Rollsys retention System), que nos permite de manera muy cómoda acceder a la roldana de ajuste situada en la zona superior (no posterior, como los demás cascos) y graduar de manera muy progresiva el grado de apriete.

Por otro lado, las correas actúan de forma independiente y eficiente. Cuenta además con un esqueleto interior que abraza toda la superficie interior del casco para que, en caso de impacto, el casco se mantenga de una sola pieza.

Precio: 104,95€ / Peso: 256 g

MAVIC CROSSRIDE

Todo un clásico. El Crossride de Mavic se distingue por el diseño, calidad de acabados y gran solidez. Nos parece el casco más estiloso, juntamente con el FOX, de este comparativo.

Guarda detalles de calidad para los fans de Mavic, como el logo situado en el canal central frontal, en la correa o en el diminuto alerón. Es un casco muy equilibrado, que nos sobresale en ningún aspecto en concreto.

Echamos en falta la visera móvil para acomodar mejor nuestras gafas, por ejemplo. El sistema de sujeción es fiable, aunque la rueda micrométrica de giro es tan minimalista que cuesta algo más de localizar si, por ejemplo, llevamos guantes de invierno.

Nos parece un casco que entra por los ojos, ideal para los que quieren ir perfectamente conjuntados de pies a cabeza con Mavic, algo que en este informe solo sucede con Giro.

Precio: 95€ / Peso: 309 g

MET TERRA

Uno de los modelos más populares de la marca italiana, gracias a su buen equilibrio entre calidad y precio. Una vez puesto, es un casco que nos ha gustado por su perfil agresivo, con espigadas oberturas de ventilación central.

Han puesto especial énfasis en la calidad de las correas, bien trabajadas, tullidas y de muy buen tacto, para evitar molestos roces. Además, en esta misma línea, las almohadillas son antialérgicas y desmontables. La visera es bastante generosa y larga, nos protege muy bien del sol. Puede ir anclada en dos diferentes posiciones que, con el casco puesto, cuesta un poco de acertar.

En cuanto al sistema de ajuste, es bastante pragmático y sencillo, además de ofrecer tres alturas diferentes de anclaje.

Precio: 80€ / Peso: 289 g

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.