Había cierto ‘hype’ con la etapa de hoy en la Itzulia. La ronda vasca incluía cinco sectores de tierra antes de llegar a Gorraiz, donde aguardaba un empinado repecho de casi 800 metros de cara a meta. El francés ha ganado de forma aplastante, al estilo de como lo hacía Valverde hace un par de años en las clásicas de las Ardenas.

El ‘sterrato’ ha hecho un prisionero en Adam Yates, que tuvo que cambiar de bici y se dejó algo más de un minuto en meta. Demasiado tiempo para una Itzulia que ya ha pasado su contrarreloj y se suele decidir, por lo general, en segundos. Pero volviendo a la figura de Alaphilippe, lo cierto es que esta victoria en el País Vasco viene a continuar un inicio de año espectacular.

Lleva la friolera de ocho victorias él solo en poco más de dos meses de temporada. De hecho, ha conseguido ganar en todas las carreras donde ha participado. En las vueltas ha logrado victorias parciales -San Juan, Colombia, Tirreno y ahora Euskadi-, y se ha impuesto en las dos únicas clásicas que ha corrido: San Remo y Strade Bianche.

Hoy lo ha hecho, además, muy al estilo de Valverde. Midiendo la distancia antes de saltar y terminar a tope en meta, sobrepasando sin ninguna dificultad a Bjorg Lambrecht, que había hecho el primer intento de sorprender desde lejos. Lo cierto es que el galo va camino de ciclista histórico. Apenas tiene 26 años y tanto en 2018 como este año está mostrando una superioridad tremenda en su terreno sobre el resto.

Ahora habrá que ver si en las Ardenas es capaz de refrendarlo. Con el nivel que está mostrando, sin duda es favorito número uno en las cotas e, incluso, también a conseguir el Tríptico al completo. Tal vez llegue algo pasado de forma, pero si es capaz de mantener su condición actual va a ser difícil que le hagan sombra.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.