El nuevo Campeón del Mundo, el hombre que lucirá el maillot arco iris durante toda la temporada 2019, es de Las Lumbreras (Murcia) y se llama Alejandro Valverde. El corredor español ha conseguido por fin uno de esos objetivos que tanto ansiaba y que poco a poco parecía que se le había escapado para siempre: ganar un Mundial de ruta.

Ha sido el de Innsbruck, sin duda el más duro que habrá afrontado en sus 15 años de carrera deportiva. Ha sido ya cerca del final, con más de 38 años y “con todo hecho en el ciclismo”, como él siempre suele decir. Valverde ha hecho una carrera perfecta para rematar una carrera perfecta de la Selección. Todo el mundo ha estado en su sitio en todo momento.

Y él también. Lo estuvo en ‘el Infierno’, el bestial muro con rampas de hasta el 28% que la organización había preparado para los corredores. Ahí ha explotado un Alaphilippe que hace apenas tres días exhibía su potencia en el cambio de ritmo precisamente en esa cuesta. Precisamente iban tirando sus hombres: Thibaut Pinot y Romain Bardet. Al apartarse Pinot, ya extenuado, Alaphilippe ha hecho el gesto de pasar atrás. Podría pensarse que para controlar el grupo mientras su compañero tiraba. Pero no. Se estaba cortando.

Momento que aprovecharon Mike Woods, Valverde y Gianni Moscon para eliminarlo del todo. Bardet, tras mirar hacia atrás, no tenía más remedio que seguirlos y mantener una opción de victoria para Francia. Mientras, Dumoulin remontaba desde atrás haciendo eses literalmente en las peores rampas del muro.

Pero Moscon tampoco aguantaba y los otros tres han seguido hacia delante. Asegurando en la bajada, Valverde ha tomado las riendas del grupo, relevando con los otros dos. Luego Dumoulin ha logrado entrar poco antes de la flecha roja. Todos han dejado a Valverde en primera posición del grupo para el sprint. Como si a él le importara. A 350 metros de meta ha arrancado y ni Woods, ni Bardet ni un Dumoulin que ya estaba bajo mínimos han podido rebasarlo.

Por fin, después de década y media y seis veces viendo al campeón desde alguno de los otros dos lugares del podio, Alejandro Valverde se viste de arco iris y logra uno de los mayores hitos de su carrera deportiva. Ya se puede retirar tranquilo. Cuando él quiera.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.