Esta temporada habrá cambios en el Team Giant de DH y una de las caras que no veremos en el equipo es la de Àlex Marín, que a sus 19 añitos ha decidido cerrar la puerta que lo llevó hasta la élite del DH y abrir una nueva que tiene casi cerrada. Cierra de esta forma Àlex una estancia de cuatro años con Giant, tres de ellos como profesional y uno como satélite.

Unas temporadas en las que brilló como junior y en la que la pasada, como élite, no acabó de estar tan arriba ni ser tan constante como él esperaba. El primer año hizo dos podios en la Copa del Mundo Junior, y a la temporada siguiente fue cuarto en la Copa del Mundo y en el Mundial. En el año del salto a la máxima categoría del descenso, 2016, Àlex obtuvo sus dos mejores resultados en Fort William (13º) y en Leogang (16º), aunque se le echó de menos una mayor constancia que él mismo reconoce.

“Mi primer año como élite ha ido bastante bien. Al principio no sabía nada, ni dónde estaría me posicionaría. Los entrenamientos eran diferentes. Fue un poco como ir a la aventura. Las dos primeras carreras hice el 36 y yo me veía bien, pero sabía que podía dar más. En la tercera ya hice el 13º y en la cuarta el 16º, y fue entonces cuando vi que todo podía ir bien, aunque después no fue todo como esperaba”, de ahí que de cara a este 2017 se haya marcado como objetivo “mantener los dos buenos resultados logrados en 2016 de una forma constante. Ser más constante. La constancia es muy importante”.

Da las gracias a Giant por todo

A la pregunta de qué ha sucedido para dejar la casa de Giant él responde que “ellos a nivel general pensaban de una forma y yo de otra, y la mejor decisión era cambiar de aires, siempre dándoles las gracuas por todo lo que han hecho por mí. Gracias a ellos he llegado hasta donde estoy ahora”. Sin duda, costará verle separado de su mentor, Óscar Sáiz. “Él ha sido la persona a la que más vinculado he estado y el que me haya enseñado probablemente todo, a correr y a competir, y he crecido con él como profesional. Me ha ayudado mucho, pero también se producen cambios. Yo voy creciendo, me hago mayor y veo las cosas que me van bien y las que no. Yo lo que quiero es desarrollar mi carrera deportiva lo mejor que pueda”.

No obstante, dado lo tarde que se supo de su marcha de Giant le costó encontrar un equipo que le sedujera, ya que muchas formaciones ya estaban completas. Él mismo recuerda que al principio no tuve ninguna oferta, aunque después ya le llegaron unas de mejores y otras de peores, y ahora sólo falta que se hagan oficiales los colores que defenderá en 2017. “Buscaba un equipo en el que el grupo de personas a mi alrededor me aportara alguna cosa a mí y yo a ellos, que su prioridad número 1 fuera el equipo de competición, que pusieran el 100% en las carreras”, y acaba, “yo no necesito un equipo que sea el más grande del mundo, el que tenga más seguidores en Instagram. Yo estoy aquí para competir. Me encanta y necesito un equipo que le guste como a mí dar el 100%”.

En breve, sabremos su destino.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.