Algarve Bike Challenge 2022: Una prueba por etapas más que consagrada

Algarve Bike Challenge 2022: Una prueba por etapas más que consagrada

Nos desplazamos a la Algarve Bike Challenge 2022 para participar en una de las carreras más asentadas y con más solera de la península Ibérica, que este año ha celebrado su novena edición.

PUBLICIDAD Content_1

La Algarve Bike Challenge 2022 contó con más de 1.200 participantes y una fórmula de competición que combinó un prólogo nocturno el viernes 4 de marzo seguidos de dos etapas el sábado y domingo.

La primera etapa fue larga y dura con 84 kilómetros y 2.200 metros de desnivel positivo, mientras que la segunda del domingo fue algo más corta pero igual de difícil con 68 kilómetros y 1.500 metros de desnivel.

Estábamos ante un verdadero reto y una prueba perfecta para aquellos que se quieren iniciar en el mundo de las carreras por etapas. Además, pudimos apreciar como la organización ha llegado a un equilibrio en el que tiene controlados a la perfección todos los parámetros que rodean la prueba, para hacerla muy atractiva.

PUBLICIDAD Content_2

Otro motivo que alabar de la organización, y que hizo que las plazas se agotaran en minutos, son los precios. Ponen a disposición del corredor paquetes realmente atractivos que incluyen carrera, comidas y alojamiento en hoteles de cuatro estrellas por una cantidad similar a la que en otras carreras solo da para la inscripción. Para redondear, tenemos el aliciente de estar a tan solo unos kilómetros de la frontera con España.

En cuanto a nuestra experiencia en la competición, el viernes por la noche el prólogo nocturno puso a prueba nuestra explosividad, obligando a darlo todo por las calles del centro histórico de Tavira. Sus cortas y duras rampas y constantes arrancadas hacían pensar que estábamos corriendo el prólogo de una gran vuelta, dejándonos sin aliento.

El sábado afrontamos la etapa reina, con más de 600 parejas tomando parte. Una cosa que me ha llamado la atención de esta carrera es como han conseguido que no haya grandes embotellamientos en la entrada de los senderos, han sabido diseñar el recorrido de tal manera que se adapte al número de corredores.

PUBLICIDAD Content_3

Tras una salida escalonada por categorías recorrimos carreteras y pistas fáciles aunque la etapa nos deparaba varias subidas largas con grandes rampas y un constante sube y baja. También atravesamos un montón de senderos de enlace por terreno medio selvático.

En la Algarve Bike Challenge siempre hablamos de senderos divertidos, rápidos, sin complicaciones técnicas ni peligro, que hace que todos podamos disfrutar y contribuye a que el ritmo de la prueba sea fluida y sin parones. Finalmente alcanzamos la línea de meta en Tavira donde pudimos lavar la bici y dejarla a punto para la última etapa.

El domingo disputamos la última etapa, día en el que las piernas empezaban a pasar factura con el cansancio acumulado del esfuerzo anterior. Pero pudimos disfrutar de un buen día de mountain bike con una temperatura que rondaba los 18 grados. Perfecta para rodar en bici.

Acabamos la jornada con una sonrisa en la boca por el gran número de senderos y bajadas fáciles, en cuanto a técnica se refiere, pero muy divertidas. Aunque también nos enfrentamos a la dureza de ascensos ‘rompepiernas’ con un terreno repleto de constantes repechos.

El avituallamiento estuvo bien surtido, incluyendo el suministro de geles y barritas, así como bebidas de todo tipo. Además, en la recta final pudimos sentir el calor de la gente en las calles, animando en nuestra llegada a Tavira para concluir la que fue la novena edición de la Algarve Bike Challenge.

Ya en meta pudimos disfrutar ambos días de comida preparada por la organización que sin duda ayudó a reponernos de los esfuerzos hechos en las duras etapas.

En lo deportivo, Jesús del Nero y Juan Hernández se alzaron con la victoria masculina absoluta después de una muy reñida batalla hasta los últimos kilómetros, mientras que en la categoría femenina se impuso la pareja formada por Celina Carpinteiro y Marisa Costa.

En resumen, es una carrera por etapas dura pero asequible que podemos tomarnos de muchas maneras: tenemos desde la más reñida competición hasta los grupos de amigos que vienen a disfrutar de un fin de semana de ciclismo en tierras portuguesas con un formato muy atractivo.

Lo que está claro es que cualquiera se lleva para casa un montón de vistas increíbles, senderos revirados y ganas de volver… ¡ah! y de regalo una bolsa de productos muy completa.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario