Entre dos aguas

Mucho se está hablando de la nueva medida de ruedas que está a punto de aparecer en nuestro sector. O mejor diremos la nueva medida que ya ha aparecido. Y es que gracias a Alpcross, en Solo Bici hemos podido disponer de la primera 27,5” de nuestro mercado: la Alpcross Sixfifty.

Muchos sois los que, con todo el derecho del mundo, criticáis que ahora apostemos por los ensayos de bicicletas 29er, pero como ya hemos dicho en otras ocasiones, gran parte de nuestro trabajo es informar de lo que se cuece en el sector, de las últimas novedades, y son las propias marcas las que establecen las pautas en este y muchos otros sentidos.

Si tuviste entre manos el pasado número 253 de Solo Bici, ya viste lo que se movía en el Sea Otter Classic Festival, punto de partida de la nueva temporada de muchas de las marcas de bicis y componentes. Allí se corroboró lo que hasta el momento eran rumores, que grandes firmas como SRAM o FOX, proveedores del grueso de marcas de bicis, tenían ya productos de la nueva medida de ruedas de 650b (27,5”), por lo que ya podemos intuir que han sido las propias marcas de bicis las que les han pedido material en esta nueva medida y que el próximo año veremos muchas novedades en esta nueva categoría.

Para adelantarnos a lo que viene y empezar a palpar la sensaciones de una 650 B, hoy te traemos el primer ensayo en exclusiva.

Marca líder

Todos estaremos de acuerdo en que una marca como Alpcross no es de las referentes en el sector internacional, pero en nuestro mercado está actuando como tal. No hablamos en el sentido de grandes volúmenes de venta, lo comentamos por la agilidad de movimientos y atención que presta a las nuevas tendencias de mercado.

Si la pasada temporada aprovechó la gran demanda que había de bicis 29er hardtail con cuadro de carbono y se llevó el gato al agua en muchas ventas por la falta de stock que tuvieron las principales marcas, y porque además creó una bicicleta muy competitiva, para esta temporada que se avecina ha vuelto a repetir la jugada, aunque en este caso adelantándose al resto de los competidores.

Alpcross nos ha presentado un excelente cuadro hardtail de carbono con ruedas de 650b. Con su Sixfifty no sólo hace una apuesta arriesgada, sino que además da un golpe sobre la mesa para reivindicarse y aparece como una buena opción para los que buscan una alternativa diferente a las 26 y no se atreven con el salto a una 29er.

El cuadro de la Sixfifty es espectacular, por sus formas y por la gran cantidad y calidad de detalles que ofrece su cuadro de carbono. Fabricado como monocasco, combina dos tipos de fibras, unas específicas para las zonas más críticas de la bici, como pedalier, pipa de dirección, puntera… y otras para darle un acabado y look más atractivo. La disposición de las fibras es vital para una ejecución perfecta, y a priori así ha sido con la Sixfifty. Las formas de los tubos son de lo más variadas, y en función de las necesidades, se otorga una u otra.

El claro ejemplo es el del tubo diagonal, que tiene forma de viga en la parte inferior, creando un perfecto espacio para que pase el cableado y a su vez quede escondido. Cabe destacar que éste ha de ser continuo, evitando así que le afecte la entrada de barro o agua al interior. Otro de los tubos que le da carácter a la bici por su forma es el superior. Su forma achatada es importante, y se aprovecha para darle continuidad hasta los tirantes, que a su vez adoptan una estructura muy óptima para la absorción de impactos.

Del resto, hay que destacar la pipa tapered, la caja de pedalier para ejes Press Fit BB30 -aunque en este primer prototipo no era el caso-, puntera desmontable de aluminio CNC y anclaje para disco postmount directo. En definitiva, un cuadro con un peso de 1.250 g según nuestra báscula.

Entre una 26” y una 29er

Lógicamente, para tener referencias de las sensaciones que hemos tenido con esta 650b, tendremos que compararla con bicis de rueda de 26” y de 29”. En teoría, debería estar entre medio de ambas, pero ya veremos que en algún aspecto nos ha sorprendido.

Rodando con ella, por ejemplo, se nota perfectamente a medio camino entre una y otra. Rueda con más inercia y mejor que una 26” pero no llega a la sensación de velocidad de crucero que cogemos con una 29er. En este aspecto, cumple como era esperado. También a la hora de acelerar de manera repentina o de atacar un repecho empinado sentimos que es ágil y reactiva, casi tanto como una 26” pero con más tracción, además de más agarre, aunque sin llegar a esa espectacular tracción que proporciona una 29er. También se nota más agarre en curva, aunque claramente no llega a la confianza que transmite una 29er, que ya desde el primer momento te permite entrar con más inercia sin perder velocidad.

Donde sí nos quedamos sorprendidos fue a la hora de juzgar la agilidad. La verdad es que nos esperábamos más, especialmente en el manejo de la parte delantera, que a la postre es la que manda. Los giros hay que anticiparlos más que en una 26”, algo que entra dentro de la normalidad; pero hemos probado alguna 29er más ágil que esta 650b, y eso sí que no lo esperábamos.

Posiblemente sea por culpa de la horquilla, que eleva demasiado la parte delantera de la bici, a pesar de que el cuadro cuenta con una pipa de dirección de sólo 100 mm. Si no fuese porque es un diseño propio de Alpcross y nos aseguraron que la horquilla es específica de 650b, diríamos que es para una 29er, dado que la longitud de eje al puente que une las dos barras es de 470 mm, el estándar que se utiliza para horquillas rígidas 29er.

Esa falta de agilidad, a la que contribuye el uso de una potencia larga de 110 mm, contrasta con la parte trasera, que sí que se nota muy ágil y que responde a la menor insinuación de nuestro cuerpo, y que además acelera con rapidez cuando le damos fuerza a los pedales.

Por lo que respecta a la horquilla, la verdad es que hacía tiempo que no probábamos una bici con horquilla rígida, y realmente es toda una experiencia, pues absorbe las vibraciones mucho más de lo que teníamos previsto.

Tiempo al tiempo

En cuanto a la seguridad que nos transmite la bici a la hora de sobrepasar zonas de piedras e irregularidades, también la sentimos intermedia entre una 26” y una 29er, pues da más seguridad que la primera y casi tanta confianza como la segunda, con una estabilidad francamente destacable.

La verdad es que siendo la primera 650b que probamos, nos hemos quedado un poco con una sensación de que necesitamos más horas de vuelo y probar más modelos de otros fabricantes para emitir un veredicto lo más fiable posible. Es como cuando probamos las primeras 29er: hasta que no has probado casi la totalidad de la oferta de mercado no puedes hablar con contundencia.

En contra

  • Algo lenta de dirección
  • De momento, pocas opciones de componentes

A favor

  • Estética y acabados del cuadro
  • Horquilla espectacular
  • Peso espectacular
Fotos: S. Romero

Galería

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.