Nuestros colegas de PinkBike visitaron el laboratorio de Santa Cruz Bicycles para comprobar, de primera mano, qué cuadro es más resistente, si uno de aluminio o uno de carbono. El modelo venía que ni pintado, el archiconocido Nomad. Uno de los lanzamientos estrellas de este 2014 y una de las bicis más deseadas del planeta. El test fue demoledor, nunca mejor dicho, sometiendo a ambos cuadros a impactos muy elevados a todo tipo de torturas. Resistencia a la fatiga, rigidez, elasticidad, rendimiento y como no fiabilidad. Muchos de estos aspectos son los que entran en juego cuando intentamos decidir si nos compramos un cuadro de aluminio o carbono. Mucho se ha hablado sobre las propiedades de los dos materiales ¿Cual de ellos aguantó mejor el tipo antes de romperse? Mejor mira el vídeo y saca tus propias conclusiones.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.