Hasta hace un tiempo parecía que en Rock Shox no estaban muy por la labor de invertir muchos esfuerzos en los amortiguadores; en realidad, siempre que se lo echabas en cara la respuesta era la misma: “Somos una empresa relativamente pequeña y no podemos estar en todos los frentes, pero dejadnos un poco de tiempo y ya veréis”.

Y ese tiempo ha llegado. Rock Shox, en realidad el Grupo SRAM, ha crecido de una forma constante y los técnicos destinados al departamento de amortiguadores se ha incrementado en la misma proporción en que lo ha hecho la calidad de sus nuevos productos, que ahora están a la altura de los mejores tanto por su calidad como por su respuesta.

El Monarch RT3 que hoy traemos  posee regulaciones de precarga de aire, rebote, y tres posiciones con diferente compresión (una con mínima, una intermedia y una máxima). Estas tres posiciones harán que sea más o menos sensible en los primeros milímetros de recorrido trasero de la suspensión, ya que se centra en la compresión en baja velocidad. Una vez pasada esta resistencia inicial, el tacto será idéntico en las tres posiciones. Para un buen ajuste, en Rock Shox nos facilitan unas indicaciones grabadas en láser en el vástago del amortiguador, con el que podremos regular perfectamente el sag en el tanto por ciento que queramos en función de nuestro gusto.

Cómo va

Si bien es verdad que últimamente no han abundado por la redacción de Solo Bici las bicis que montaban amortiguadores Rock Shox, por lo que no teníamos una clara referencia, el funcionamiento general del Monarch RT3 lo hemos notado muy bueno y mejorado respecto a las temporadas anteriores. La sensibilidad a la que tanto nos remitimos cuando hablamos de la competencia también ha pasado a ser un punto fuerte en el Rock Shox, cosa que hasta ahora no lo era demasiado.

Mediante la palanca azul del RT3 podremos regular las tres posibles posiciones de hidráulico, que ofrecerán diferente dureza. El dial rojo es el ajuste de rebote, mientras que el tapón negro esconde la válvula para la precarga de aire.

Por lo que respecta a la compresión, el poder optar por las tres posiciones, de las cuales una es prácticamente abierta y otra es prácticamente cerrada, hace que a la práctica utilicemos estas dos, dejando la intermedia como una opción que seguramente pocos utilizarán. Pero bueno, al fin y al cabo es una opción más que en función de cómo la sientas tú, la utilizarás. Cabe destacar que las diferencias de tacto son bastante notables, sobre todo entre las posiciones más opuestas.

La verdad es que el tacto inicial que ofrece es muy bueno y mantiene la rueda en contacto con el suelo sin problemas, siempre y cuando tengamos una buena regulación para nuestro gusto, peso y funcionamiento del sistema. En su parte final tiene una progresividad más acentuada que ayuda a que en la parte final del recorrido de la suspensión se endurezca, evitando así llegar a hacer tope en ningún momento. Eso sí, hay que probar hasta conseguir la regulación idónea para un buen ajuste.

A favor

  • Precio
  • Funcionamiento general
  • Peso

En contra

  • Sensibilidad final mejorable

Características

  • Marca: Rock Shox
  • Modelo: Monarch RT3
  • Funcionamiento: Aire -aceite
  • Regulaciones: Precarga de aire (dureza), rebote y tres posiciones de dureza (máxima, media y mínima).
  • Precio: 256 euros
  • Peso: 252 gramos
  • Distribuidor: Motor Dealer. 91 637 70 97 www.sram.com/rockshox

Galería

 

Una Respuesta

  1. peiomtb

    Una parte que echo de menos en estas comparativas es hablar acerca de otros temas, que a mi me parecen importantes a la hora de escoger un productos:

    Disponibilidad de recambios, facilidad de mantenimiento…etc.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.