Es una máquina. Andreu Lacondeguy de nuevo volvió a dejarnos con la boca abierta en el Red Bull Rampage, donde una vez más acarició la victoria y donde maravilló con sus líneas y trucos.

Esta era su octava presencia en este freeride salvaje, que ya ganó en 2014 y en el que ha sido segundo un par de veces y cuarto en tres ocasiones. Hablamos con él mientras estaba montando junto a Àlex Marín y Loic Bruni.

¿Cómo era el Rampage de este año?

Más abierto. El año pasado había más barrancos, era más estrecho, y todos iban más o menos igual. No se podía ir rápido. Me costaba un poco.

¿Cómo es la metodología del Rampage?

A la competi se llega diez días antes de la final. El primer día miras las zonas porque no te dejan construir nada. Al día siguiente empiezas a construir y tienes ocho días. Son unas doce horas al día de picar con el pico y la pala a mano. ¡Las manos acaban sangrando! Lo que más ha cambiado es el tema de la construcción. Ha pasado de ser algo de cuatro colegas con palas a entrar en juego los mejores constructores.

¿Alguna norma al respecto?

Cada rider tiene dos shapers y los equipos son de tres. Yo tengo a mi hermano y a Mark, inglés que trabaja conmigo desde 2014, cuando gané.

¿Hiciste muchas bajadas previas?

Al ser una zona nueva, todo el mundo iba muy liado con las construcciones y el día antes de la final hacía mucho aire. Bajadas, ninguna.

En las finales, ¿se improvisa?

Yo sabía lo que quería hacer. Casi toda mi línea ya la había hecho, pero no los trucos. Al final vas directo, porque si te caes, te rompes.

Más claves de tu buena actuación.

No hice la línea que yo quería, sino la que querían ver los jueces. Ellos quieren ver trucos.

¿Viste claro el podio tras tu actuación?

Cuando hice la primera bajada ya estaba contento. Con ochenta y largo de puntos sabía que sería podio, pero quería subir ya a hacer la segunda. Fui a tope, pero cometí un fallo en el penúltimo salto.

¿Qué me dices del lazo amarillo que luciste?

No lo tenía planeado. No era nada político y no buscaba polémica, pero es importante que si somos deportistas, demos apoyo a estas cosas, sobre todo los que fuimos a votar el 1 de octubre. Lo hice por un tema de principios.

¿Qué proyectos tienes en la agenda ahora?

Estoy grabando unas cosas con Red Bull y de cara al año que viene lo más seguro es que empiece una nueva peli, con Mediahouse y otros riders.

Volver al DH, descartado, ¿no?

Hice Copa del Mundo con 16 años –ahora tiene 29–, y el año pasado me saqué la licencia para el Campeonato de Catalunya DH, pero se suspendió. Me gusta la Copa del Mundo DH, la sigo y es inhumana, pero no me veo. Me gusta ir más a mi rollo, construir lo que quiero. Las carreras me gustan y me han ayudado a ser lo que soy.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.