ANGi, el sistema inteligente que te protege

ANGi (Angular and GForce Indicator) es un concepto exclusivo de Specialized que sin hacer demasiado ruido se ha convertido, con sólo dos años en el mercado, en una de esas tecnologías que, a nuestro entender, deberían ser imprescindibles para todos los que montamos frecuentemente en bicicleta.

Este avance junto al ya conocido sistema MIPS, hace que los cascos de la compañía de Morgan Hill sean los únicos del mercado que protegen al biker antes, durante y después de un eventual accidente.

ANGi cómo funciona

Esta tecnología, presentada en sociedad a finales de 2018, actúa gracias a un dispositivo ubicado en el tercio inferior posterior izquierdo del casco. Este dispositivo permite un seguimiento en tiempo real del biker mientras este se desplaza en bici. El ANGi por tanto, detecta cualquier impacto y emite una señal de alerta en caso de interpretar que el ciclista necesita ayuda.

Imagen en formato rayos X en la que se aprecia la ubicación del sensor ANGi

En concreto, el sensor ANGi cuenta con un acelerómetro y un giroscopio en su interior. Ambos son capaces de medir las fuerzas recibidas por el casco en cualquier tipo de impacto. Incluyendo las fueras rotacionales que sin necesidad de impactar en el casco (por ejemplo si el éste se traba con una rama) pueden ser igualmente de alto riesgo para la integridad del ciclista.

Su funcionamiento en el día a día es muy sencillo. Sólo debemos enlazar el dispositivo a un smartphone mediante la app Specialized Ride. Esta app, que es de uso gratuito, es la que recibirá en última instancia todas las señales e información que emita el sensor ANGi durante los recorridos en bicicleta.

El sensor ANGi funciona con una pila de litio convencional de la serie 2032

El momento del accidente

Cuando el dispositivo detecta cualquiera de las fuerzas que tiene preestablecidas como peligrosas para el biker, se conecta automáticamente con la App Specialized Ride. En ese momento, en el smartphone suena una alarma y se inicia una cuenta atrás.

Si el biker está consciente y detiene la cuenta atrás del teléfono, todo el proceso se detiene. Si por el contrario el sistema no recibe ninguna señal se activa la señal en forma de mensaje de emergencia que recibirá el o los contactos que el biker haya configurado previamente en la aplicación.

Todos estos contactos quedarán advertidos de que posiblemente el biker ha sufrido un accidente junto a su ubicación con las coordenadas GPS.

La aplicación Specialized Ride es capaz de avisar a tus contactos en caso de posible accidente

ANGi también permite compartir el recorrido con una selección de contactos antes de salir a montar.

Incluso se les puede compartir un enlace en el que pueden hacer un seguimiento en tiempo real del movimiento del bike, de forma que éste está visible y localizable en todo momento dentro del track de la ruta.

¿Funciona el ANGi sin cobertura?

Como este sistema se comunica a través de tu proveedor de telefonía móvil y requiere por tanto de una señal continua para funcionar plenamente, puede que alguien se pregunte qué ocurre en caso de que la ruta discurra por una zona de escasa o nula cobertura. EN ese caso, el ANGi tiene una alternativa para seguir manteniendo tu seguridad.

Modelo Prevail S-Works con ANGi y sistema MIPS instalado de serie

Antes de salir, el biker puede elegir que el dispositivo establezca en la app el tiempo estimado de la ruta. Sino se completa la ruta en el tiempo estimado, ANGi envía un mensaje de alarma a los contactos preestablecidos con la última ubicación registrada en la ruta que se estaba realizando. Esto último además, sucederá tengas o no cobertura en tu teléfono.

Pero no todo es seguridad. El sistema permite también sincronizar tus rutas realizadas con la red social STRAVA.

Todos los cascos de Specialized cuentan con el dispositivo ANGi o en su defecto, cuentan con el soporte específico para instalarlo, puesto que puede adquirirse por separado en cualquier punto de venta autorizado de la marca de la S rasgada.

Pero eso no es todo. Desde hace unos meses casi cualquier casco del mercado, sea de la marca que sea, es compatible con el sensor y la tecnología ANGi. Mediante un soporte específico o mediante pegado, siempre y cuando el casco en cuestión posea una superficie plana.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.