El mismo fin de semana que se disputaba la prueba de Banyoles en Italia, concretamente en Milan, tenía lugar la segunda de las jornadas del Internazionali d’Italia Series. Como en el caso de la prueba catalana, el nivel de participación fue de mucha calidad, en un circuito situado muy próximo a Milán, en una conocida como la Montagnetta, en Monte Stella. La victoria fue para el suizo Florian Vogel, por delante de Manuel Fumic y de Maxime Marotte.

Por desgracia, la victoria de Vogel y la pura narración deportiva quedó en un segundo lugar de lo sucedido alrededor de la prueba. Por un lado el sabotaje al que fue sometido Marco Aurelio Fontana, a quien tiraron una especie de clavos que mermó su rendimiento. Y, si de por si esto no fuera denunciable, el propio corredor denunció robos en los coches, bicicletas robadas, equipos fotográficos sustraidos y rotura de los cristales de los coches. Lamentable.

Tras el enfado inicial, Marco Aurelio Fontana, en declaraciones a ‘Pianetamountainbike’, denunciaba lo ocurrido, reconociendo lo difícil que es para la organización perseguir “sombras”, y dando muestras de su buen sentido del humor al afirmar que “en la desgracia me ha ido bien”.

This is the reason why…today didn’t went like it should

Una publicación compartida de fontanaprorider (@fontanaprorider) el

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.