Fabien Barel, nacido el 26 de julio de 1980 en una localidad del interior de Niza, fue vecino de infancia de un tal Nico Vouilloz.

Sus padres afirman que se escaqueaba desde tiernas edades de los deberes del cole y lo podías encontrar en el patio trasero de casa jugando con la bici.

Su gran irrupción fue en los Campeonatos del Mundo de Mont Saint Anne en 1998. Enrolado en las filas del mítico equipo galo Sunn de DH, con compañeros como Nico Vouilloz o Cédric Gracia, cuando él era un simple júnior al que se le presuponía talento, logró alzarse con la medalla de oro en su categoría calcando el tiempo del ganador de la categoría élite en idénticas condiciones de pista.

Donde pone el ojo…

Era corredor que preparaba a conciencia fechas señaladas. Era todo o nada. Así llegaron sus dos victorias en los Mundiales de 2004 y 2005.

El primero, de inolvidable recuerdo para él, ya que se celebraba en Les Gets, arropado por el público francés que lo llevaron en volandas tras lograr un gran crono.

Ello obligó a Steve Peat a realizar una gran bajada, arriesgando y finalmente yéndose al suelo. La inercia y el acierto le duró hasta 2005, cuando repitió victoria y se hizo un nombre entre los elegidos.

Andadura

Fabien inició su andadura enrolado en el equipo Sunn en 1997, y unos años más tarde pasó a GT, un año en el equipo español Maxxis-MSC, cinco temporadas con Kona, dos más con el Mondraker Factory Team.

Después de anunciar su retirada del DH tras la Copa del Mundo en La Bresse en 2011, dijo que se centraría en enduro los siguientes años. Canyon era la marca que apostaba por él.

Y otra de las efemérides que podemos encontrar en el CV de Fabien es la de ser el primer vencedor de la primera prueba de las Enduro World Series celebrada en 2013 en Punta Ala.

Un corredor beligerante

Atrevido. Agresivo. Sus lesiones a lo largo de todos los años de competición son múltiples. Un auténtico parte de guerra, de cuyas lesiones él afirma que forman parte del juego, de su trabajo.

La que más nos estremeció fue la caída sufrida en abril de 2014, en el escenario chileno del SAT, donde se rompió una vértebra y escapó de la parálisis solo por dos milímetros.

Después de una rehabilitación infernal logró una impresionante recuperación, al ganar en el escenario de la Serie Mundial de Enduro en Finale Ligure solo seis meses después del accidente. Al año siguiente se retiró del deporte, en otoño de 2015, a los 35 años.

I+D

Ingeniero de formación, actualmente Barel está muy involucrado en el desarrollo de productos. Su visión como deportista de élite y su perfeccionismo cuando se trata de ajustar sus bicicletas lo convierten en un asesor de lujo para sus socios. De hecho, él es uno de los padres de la tecnología Shapeshifter de Canyon, por ejemplo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This