Bicis singulares requieren soluciones técnicas distintivas. O eso mismo debieron concluir en los cuarteles generales en Colorado.

Es curioso cómo algunas marcas tratan de encontrar soluciones externas a los amortiguadores para mejorar la cinemática de la bici. Es el caso de Canyon con su Shape Shifter o el Switch Infinity de Yeti.

Desde siempre Yeti nos ha (mal) acostumbrado a soluciones imaginativas fuera de lo común. De hecho, el punto de partida del sistema nace de todo lo aprendido con su anterior sistema 303 rail Technology. Con el Switch Ininity han querido ir un paso más allá.

Para ello estuvieron colaborando con FOX durante más de tres arduos años hasta dar con el modelo definitivo, el que nos presentaron en 2014 en su bici de all mountain, la SB5c. Desde entonces todas las nuevas revisiones de sus bicis de doble suspensión han incluido el sistema. La última, la recién presentada SB150.

¡No es un segundo amortiguador!

El Switch Infinity System no es un segundo amortiguador, a pesar de que veas dos pequeñas barras de suspensión con la palabra Kashima. El sistema Switch Infinity lo que hace es complementar de manera independiente la suspensión para minimizar la interacción de las fuerzas de pedaleo con el movimiento autónomo de la suspensión.

Se trata de dos pistones (o barras) que forman dos raíles situados encima del pedalier y cuya función es la de cambiar el arco de giro de la rueda trasera al activarse la suspensión. Con ello logra adaptarse el funcionamiento de la suspensión al terreno de cada momento.

Al ascender, el raíl se desplaza hacia arriba (unos 4 mm) y crea una curva de rueda trasera (Wheel path) que mejora la absorción de pequeños impactos y la eficacia al pedalear. En cambio, cuando la bici usa todo su recorrido, el raíl se desplaza hacia abajo, reduce la tensión de cadena y mejora la absorción de mayores impactos.

Beneficios

¿Y todo ello para qué? Os preguntaréis. Pues bien, el principal objetivo ha sido optimizar la efectividad de pedaleo, es decir, reducir el porcentaje de antisquat. O lo que es lo mismo, minimizar la contaminación del pedaleo para ofrecer una plataforma sólida de pedaleo en todo momento y mantener además una óptima sensibilidad durante toda la curva de recorrido.

Mejora la eficiencia de pedaleo, especialmente a bajas velocidades, y reduce el vaivén de la suspensión ante pequeñas irregularidades. Cuando la velocidad y los impactos aumentan, se comporta de manera más lineal y sensible.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.