Querer es poder y ser uno de los mejores cuesta lo suyo. Sólo el propio Carlos Coloma y su familia saben lo que le ha costado al riojano llegar hasta donde está ahora, pero ya se sabe el dicho de “lo difícil no es llegar, sino mantenerse”. Y con vistas a estar mucho tiempo en la cresta de la ola y con vistas ser competitivo a lo largo de la temporada y llegar a tope al Campeonato del Mundo del próximo mes de septiembre, el de Mondraker sigue ejercitándose a tope en el gimnasio, en la soledad de las cuatro paredes.

La verdad es que sus ejercicios ponen los pelos de punta y después de verlos no sorprende el alto rendimiento de Carlos al que nos tiene acostumbrados.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.