Barcelona prohibirá, a partir del 1 de enero de 2019, circular en bicicleta por aceras de menos de cinco metros. El ayuntamiento pone fin a la moratoria que, hasta ahora, permitía a los ciclistas ir por los pavimentos de 4,75 metros.

Según ha explicado Janet Sanz, concejala de Ecología, Urbanismo y Movilidad del consistorio, las actuaciones municipales llevadas a cabo durante el mandato han implementado los carriles bici de la ciudad y mejorado además la seguridad de los mismos, por lo que ya no tiene sentido que las bicis circulen por las aceras que “deben ser prioritariamente para los peatones”.

El Ayuntamiento de Barcelona hará que se cumpla la normativa con sanciones que oscilan entre los 100 y 600 euros en función del grado de peligrosidad. “Estas sanciones ya se están poniendo en aceras estrechas”, ha afirmado Sanz, antes de añadir que a partir de enero se pondrán en las aceras de hasta cinco metros.

Actualmente Barcelona tiene más de 200 kilómetros de carril bici “frente a los 116 que había al inicio del mandato”, según Sanz, y cada día se producen en la ciudad unos 200.000 desplazamientos. “Hemos hecho una apuesta decidida por facilitar el uso de la bicicleta, por eso cada vez hay más vecinos que la usan. Actualmente, el 90% de la ciudadanía dispone de un carril bici a menos de 300 metros de su casa”.

De todas formas, habrá excepciones en la normativa. Podrán circular por la acera menores de 12 años acompañados por adultos, también se podrá circular en aceras que midan más de cinco metros y tengan tres metros de espacio libre y, por supuesto, en los casos en los que hay un carril bici en la propia acera. Por la noche, los ciclistas podrán circular por aceras de 4,75 metros con tres metros de espacio libre.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.