Bernat Guàrdia, nuestro supermán del DH

Sus inicios en el supermercado0001 DSC6897_WEB
¡Cómo te gusta viajar al pasado, Celes!, ¡que me haces mayor! Recuerdo que a principios de los 90, con el gran boom del MTB, mi hermano se compró una mountain. Al poco me compré una yo. Recuerdo que fuimos a Francia con mis padres a una conocida cadena de supermercados a comprarla. El trabajo después fue encontrar a alguien que fuera capaz de montarla correctamente. Iba siempre arriba y abajo en bici. Con mi hermano nos comprábamos las revistas, él Bike y yo el Solo Bici.. ¡Je, je, je! Y flipábamos con las bicis que había y las imágenes de competición de la época. Teníamos las carpetas del cole con fotos del Oulego, Saiz, Vázquez, etc. Hacíamos salidas con la gente de Santa Eulàlia de Ronçana los domingos.

Éramos un buen grupo y entre semana salíamos con los amigos, ¡No parábamos! Y de todas estas salidas lo que más me gustaba eran las bajadas, siempre hacíamos las rutas pensando en las trialeras de bajada. Y en 1997 fue el primer año en que pude correr por edad. Conocí a Javi Echevarria, que también comenzaba a correr, e íbamos juntos a entrenar y a las carreras. Hacíamos circuitos en la zona y por las tardes íbamos a ver vídeos de bicis. Poco a poco se involucraron mis padres al ver que aquello me apasionaba y se me daba bien. Desde el principio conocí a mucha gente que siguen siendo muy buenos amigos: Manuel Ibars, Miki Sanmartin, Enric Galera, Luca Leonardi… podría hacer una lista interminable de nombres.

Veo que quieres más y me preguntas por mis primeras carreras. La primera fue una Copa Catalana en Sant Hilari Sacalm en 1997. Por aquella época siempre compraba en una tienda cercana a su casa, Mont-Bike. El chico que la llevaba, Albert Riera, acababa de montarse una Alpinestars de DH, con una Marzocchi Z1 de 100 mm, una de las mejores bicis de la época. Recuerdo todavía la primera vez que me dejó probar la bici, era también la primera vez que probaba una bicicleta de suspensión total: flipé. Coincidió que era el primer año que podía empezar a competir en las carreras por edad y me dijo que me la dejaba para correr. Puedes imaginarte la ilusión que me hizo poder correr. Fuimos el domingo mismo de la carrera con mi hermano, que desde el primer día me ha ayudado al máximo, y Juan Iglesias, una de las personas a quien también le debo mucho. Fue la carrera de DH más larga que yo recuerdo, duraba alrededor de diez minutos y yo sólo había hecho una bajada de entrenamiento. Aun así terminé el 4º cadete, y con la sensación de que tenía mucho que decir en este deporte.

Siempre me ha apasionado el DH y el mountain bike, pero nunca he dejado de lado mis estudios. Tengo los estudios universitarios de Física a punto de finalizar, pero con las agendas de estos últimos años me ha sido imposible terminarlos. Espero pero acabarlos lo antes posible.

Y no te rías, no, no sonrías, el hecho de que me haya casado no ha menguado ni un ápice mi competitividad en la bici. Va muy bien. Estoy viviendo la mejor época de mi vida. Estamos viviendo en un lugar muy tranquilo, cerca de la montaña y del mar. Llevamos más de nueve años juntos y el hecho de casarnos no ha cambiado en absoluto nuestra manera de ser.

Menos mal que ya acabamos, que me tengo que ir a entrenar otra vez. ¿El día de mañana? La bici es mi pasión, y por ahora no me imagino desvinculado de la bici. Me gustaría agradecer a Xavier Messeguer y a Iván Jiménez el trabajo realizado para juntar todas las piezas y hacer esta estructura posible, y a toda la gente de Kpsport por la ayuda y el apoyo a todo el equipo. A mi mujer, a mi hermano y a mis padres por estar a mi lado desde el primer día. Y a todos los sponsors y medios de comunicación que nos acompañan este año en esta nueva aventura. Gracias a todos por mantener vivo el sueño de un chaval.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.