Top model

Para BH es la culminación de un sueño por fin realidad. La Lynx 4 carbon echa por tierra el mito de que para lograr la mejor eficacia de pedaleo la suspensión trasera tiene que ser lo más firme y dura posible. Una nueva experiencia: solidez, confianza, seguridad, eficiencia y una absorción trasera superior a cualquier bicicleta XC que hayamos probado hasta ahora.

Cuadro

Sorprendente, el nuevo cuadro de carbono Lynx 4 carbon es verdaderamente el primer proyecto del futuro de las bicicletas de doble suspensión en BH. Desarrollado en colaboración con Dave Weagle, quien se encarga de determinar el correcto posicionamiento de los puntos de giro de la suspensión trasera y óptima cinemática para sus 100 mm de recorrido, la nueva Lynx ha nacido siendo famosa.

Su sistema cuenta con cuatro puntos de giro y emplea la articulación Split Pivot patentada por Weagle, concéntrica al eje Q12 (QLoc de Suntour). Con las vainas de una pieza, la Lynx es una bicicleta técnicamente monopivote, con la particularidad de contar con un amortiguador que se apoya sobre dos partes móviles, que se comprimen por ambos extremos.

La bieleta cuenta con un eje estriado que se denomina StarLink, que ofrece una superficie de contacto un 75 % superior a un eje redondo mejorando la rigidez torsional del cuadro en este punto tan delicado. Este hecho, unido a que el punto de giro principal de la suspensión trasera es un eje pasante de 17 mm de diámetro, así como el diseño de la prolongación inferior del amortiguador hasta su apoyo en la unión de ambas vainas (denominada “clevis”), que pivota en un generoso rodamiento esférico, garantiza una solidez de marcha como no hayamos sentido jamás en una bicicleta cross country.

Destaca la pipa de dirección tapered, cables de la transmisión internos, rodamientos enduro bearings, anclaje de desviador direct mount, pedalier pressfit, anclaje de freno trasero post mount o las guías en la parte inferior del tubo superior para poder instalar una tija de sillín ajustable con mando remoto al manillar o bloqueo del amortiguador.

Con un peso del cuadro de carbono declarado de 2,3 kg con amortiguador

en talla M, las Lynx no baten récords de ligereza, pero sí que logran la máxima rigidez posible para un cuadro de estas características y un peso verdaderamente tan reducido.

Cómo va

La Lynx cuenta con una geometría bastante acertada, con un ángulo de dirección de 69º que podemos considerar como de los más lanzados en una bicicleta XC; 72º de sillín, que en combinación con una tija retrasada nos obligan a adelantar bastante el sillín en los raíles para obtener una postura de pedaleo idónea y centrada; eje de pedalier ligeramente alto en 332 mm y una longitud de tubo superior de 585 mm, que es más bien estándar, con una potencia de 90 mm, correcta en talla M.

Encima de la Lynx nos hemos encontrado muy a gusto, con un comportamiento muy adictivo. Su manejabilidad es exquisita, producto de lo compacta que resulta. En este sentido, por la rigidez de su cuadro, junto con la sensibilidad y dulzura extrema de funcionamiento de la suspensión trasera, la Lynx 4 carbon nos transmite unas sensaciones de manejo y disfrute, como si de un modelo trail u all mountain se tratara, con la eficacia de pedaleo de una bicicleta XC.

El setting empleado por el amortiguador RP2 Boostvalve es el más sensible que es capaz de ofrecer FOX y que sólo BH equipa en sus Lynx (150 psi de Boostvalve y Light Velocity Tune). Este hecho, además del movimiento flotante del amortiguador que se comprime por ambos extremos, crea un comportamiento supersensible, superabsorbente, casi increíble para tratarse de una bicicleta con 100 mm de recorrido con una tracción excepcional incluso en terrenos sueltos con arena o gravilla. Sobrepasar pequeñas piedras clavadas en el suelo o rodar sobre raíces en senderos singletrack es toda una experiencia, ya que éstas desaparecen a nuestro paso.

Tras haber probado recientemente bicicletas enduro con 150 ó 160 mm de recorrido de suspensión trasera, la Lynx nos recuerda a alguno de los modelos más absorbentes, a escala, claro está. Absorbe tanto y tan bien, que no podemos hacer mejor comparación para transmitiros nuestras sensaciones. Con un peso de 11,6 kg sin pedales no bate récords de ligereza, pero es el modelo XC que permite el manejo más agresivo y deportivo de todos los modelos de 100 mm de recorrido del mercado de hoy en día. Se acabaron las bicicletas de rally donde todo flexa. Bienvenidas las Lynx carbon, un modelo que no dejará a nadie indiferente y a nadie decepcionará.

zp8497586rq