Bicicletas gravel de cicloturismo o de competición: diferencias y cuál escoger

Bicicletas gravel de cicloturismo o de competición: diferencias y cuál escoger

Si estás valorando comprarte una bici de gravel, es importante qué sepas que no todos los modelos sirven para lo mismo. Dentro de la misma modalidad ya existen bicicletas de gravel especializadas para determinados usos. Te ayudamos a elegir tu nuevo modelo teniendo en cuenta estos criterios.

PUBLICIDAD Content_1

El gravel es una vía de escape o alternativa de las dos modalidades de ciclismo más practicadas, el Mountain Bike y la carretera. Pero este tipo de ciclismo ‘alternativo’, que en realidad retrotrae a las bicicletas más antiguas, ya cuenta con varias especialidades y un concepto de bici para cada una de ellas, fruto de su rápida evolución y gran éxito en el mercado.

Si bien sus orígenes es el cicloturismo, la cada vez mayor proliferación de eventos, marchas o carreras de gravel ha obligado a las marcas de bicicletas a crear modelos específicos de competición, con cuadros y componentes orientados al alto rendimiento. Por otro lado, se ha mantenido y mejorado el gravel de aficionados o de aventura, con bicicletas mejor preparadas que las primeras gravel.

Gravel de cicloturismo o de competición. Te explicamos cómo son cada una de sus bicicletas y cómo diferenciarlas en base a tu futura compra.

Gravel de cicloturismo o bikepacking

bicicletas de gravel 2022
Nueva Trek Ckeckpoint, con todo lo necesario para rutas de bikepacking.

Es la bicicleta de gravel clásica. Cuadro generalmente fabricado en aluminio. Aunque cada vez más se ven opciones en carbono más ligeras y con un punto de exclusividad. La geometría es equilibrada, confiriendo una postura erguida, para acumular kilómetros cómodamente. Y la altura del pedalier es reducida. Por otro lado, la distancia entre ejes suele ser más grande que una gravel de competición.

PUBLICIDAD Content_2

En cuanto a los componentes, fijándote en estos tres elementos podrás identificar fácilmente una gravel de cicloturismo:

Cubiertas más anchas

Neumáticos de serie de la Canyon Grizl, de 45 mm.

Las cubiertas tienen un gran balón de 700×38 mm en adelante para los montajes de serie, y hasta 50 mm. Además, en algunos modelos se opta por un diámetro de rueda algo más reducido (650B) para mejorar su manejo en las pistas más técnicas.

Manillar más largo

Si bien la medida estándar de todos los manillares de gravel está entre 40 y 46 cm, en las gravel de cicloturismo o bikepacking se acercaría a esta última medida. Además, la apertura de los ganchos o flare es más abierta, para adaptarse mejor a las cubiertas más anchas y mejorar el manejo o el control.

Soportes para equipajes, anclajes, etc

Canyon Grizl bicicleta de gravel

PUBLICIDAD Content_3

Es la característica definitoria de una bici de bikepacking. Puedes encontrar tornillos de anclaje para este tipo de accesorios en casi todas las partes del cuadro: tirantes, tubo superior, inferior y vertical. También en las barras de la horquilla, e incluso los manillares más anchos pueden albergarlos.

Modelos de ejemplo del gravel de cicloturismo o bikepacking más relevantes: Specialized Diverge, Trek Checkpoint, Scott Speedster, Canyon Grizl, Orbea Terra, Lapierre Crosshill.

Gravel de competición

bicicletas de gravel competición
La nueva Specialized Crux ya prescinde de los anclajes para portabultos o similares.

Las bicicletas de gravel de competición sonaban, en principio, como un sinsentido, debido a la propia naturaleza cicloturista de la modalidad. Pero el aumento paulatino de practicantes hizo aparecer los primeros eventos y carreras de gravel. Una evolución que vino aparejada de lanzamientos de bicicletas apropiadas para rodar rápido y hacer entrenamientos de calidad. Además, la reciente creación de un calendario propio de carreras UCI ha dado un empujón decisivo a esta subcategoría.

Una gravel de competición no sólo sirve para correr en este tipo de pruebas. También es una buena opción de segunda bici para ciclistas de carretera de nivel que quieran adentrarse en caminos y seguir rodando a gran velocidad, entrenando al mismo tiempo la técnica. O para bikers a los que les gusten las rutas rodadoras por pistas y o caminos de grava.

Asimismo, puede ser una buena alternativa a ciclistas que quieran prestaciones muy similares a una de carretera, pero sin tener que rodar por el asfalto, por miedo al tráfico o tener que lidiar con situaciones de estrés generado por éste.

Identificar una gravel de alto rendimiento

Scott Addict Gravel.

El cuadro de carbono es el material estrella aquí. Muchos de los modelos sólo ofrecen opciones en este material. La bicicleta pesa menos así, casi equiparándose con una de ciclocross o de carretera Endurance (7-8 kg). Además, la geometría se acerca bastante a la de una de ciclocross: más corta de ejes, de vainas y con el pedalier más alto. Con ella es posible acoplarse más y girar más rápido. Son bicicletas más ‘nerviosas’ que una gravel de bikepacking.

Cubiertas más estrechas

Si bien siguen siendo cubiertas más anchas que las de carretera, de serie el balón es algo inferior que las de cicloturismo, entre 34 y 38 mm. Asimismo, el taqueado es más rodador y fino que el de unos neumáticos de ciclocross.

Componentes integrados

En una gravel de competición, como la nueva Giant Revolt Advanced, el manillar tiene menos ‘flare’ o inclinación del gancho hacia afuera.

Anclajes del disco de freno, tijas, manillares, ruedas de perfil alto. Todo está orientado a la integración, al aumento de la rigidez y a la ligereza. El objetivo es correr más y sacar buenos datos de velocidad media.

Ausencia de anclajes de equipaje

La aprobación del gravel como una modalidad más de competición de la UCI ha hecho que, recientemente, muchas marcas opten por quitar o reducir al máximo este tipo de anclajes del cuadro. Lo de llevar alforjas o portabultos puede resultar contraproducente para entrenamientos de alta intensidad, o para carreras gravel de un día de 90 o 100 km. Además, se aligera peso y se gana en integración.

Ejemplos de bicicletas de gravel de competición: Specialized Crux, Giant Revolt, Scott Addict Gravel, Canyon Grail.

¿Gravel de competición es lo mismo que ciclocross?

Ante la gran similitud entre una de estas gravel de rendimiento y una bicicleta de ciclocross convencional, no son pocos los que afirman que se han renombrado muchas de estas últimas para que tengan también la etiqueta de gravel.

Pero, en la práctica, deberían ser diferentes. Por mucho que se apueste por la ligereza y una geometría más reactiva y nerviosa, la gravel de competición debe estar más orientada a las sensaciones de una bici de carretera Endurance que a una de CX: comodidad, capacidad de rodar a alta velocidad durante más tiempo, cubiertas con menos mordiente, etc. Son dos conceptos cercanos, pero no por ello iguales. Ya que las competiciones y recorridos de ambas son diferentes.

¿Para disfrutar o para correr? ¿Qué gravel elegir?

Hay bicis de gravel de competición que también están adaptadas para el cicloturismo o ciclismo de alforjas.

Así, esta distinción en dos grandes grupos de bicicletas gravel es fundamental para entender esta modalidad y la oferta actual. Ahora sólo queda elegir en base a tu nivel, necesidades y uso que le quieras dar: salidas relajadas, rutas con amigos o simplemente rodar por pistas o caminos, gravel de cicloturismo. Para entrenar duro, mejorar tu estado de forma o preparar una carrera, sin duda deberás mirar opciones de competición.

¿Quieres combinar ambos conceptos en una sola bicicleta? Las marcas ya se han preocupado de de satisfacer esa  demandas, con modelos que combinan en su cuadro y montajes gravel de aventura con elementos de competición. Un reciente ejemplo es la salida al mercado de la BH GravelX Carbon. La Orbea Terra o la Canyon Grizl también aúnan características de ambos grupos.

Te recomendamos

Titan Desert 2022
Mussara

Deja un comentario