Bloqueo de la suspensión, ¿en qué terreno usarlo?
PUBLICIDAD

Bloqueo de la suspensión, ¿en qué terreno usarlo?

Hay bikers que apenas usan el bloqueo de la suspensión de su MTB y otros que lo tienen activado casi todo el tiempo. Lo ideal es que no te olvides nunca de usarlo, ya que es un recurso muy sencillo que te ayudará a rendir mejor sobre la bicicleta. Pero deberás hacerlo en determinadas situaciones y tipos de terreno, que te explicamos a continuación. 

La gran mayoría de las suspensiones de Mountain Bike, tanto delanteras como traseras, pueden bloquearse. Se desactivan accionando un botón o palanca y convierten una bicicleta de suspensión en otra completamente rígida. Esta función, que lleva presente en el MTB casi desde que aparecieron las primeras horquillas y amortiguadores para bicicletas en los años noventa, puede resultar muy útil si ruedas por un terreno en el que no es necesario el extra de absorción que otorgan las suspensiones.

De hecho, mantener las suspensiones activas en estas situaciones puede ser contraproducente para el biker. La suspensión no funciona de manera independiente a la fuerza que transmites a la bicicleta cuando pedaleas o frenas. Ambas acciones hacen comprimir y descomprimir las suspensiones, distorsionando y haciendo perder la energía que transmitimos a la bicicleta para moverse.

El uso del bloqueo de la suspensión evitará que ésta interfiera en un óptimo pedaleo.

Esta ‘contaminación’ de la pedalada hará que se pierda el ritmo y se avance menos en terrenos donde, precisamente, es necesario aprovechar al máximo cada pedalada. Si bien muchos sistemas de suspensión actuales, sobre todo los de la rueda trasera, son ya capaces de minimizar esa contaminación sin necesidad de usar el bloqueo de la suspensión, lo cierto es que el bloqueo sigue siendo el mejor recurso para garantizar el pedaleo más eficiente posible.

Dónde usar el bloqueo de la suspensión

A continuación, te explicamos en qué tipo de terrenos es aconsejable usar el bloqueo de la suspensión de tu bicicleta de montaña para conseguir el máximo rendimiento:

Sobre asfalto

En asfalto y caminos lisos o con grava bloquea completamente ambas suspensiones para obtener la máxima eficiencia al pedalear.

A no ser que vivas en el propio monte, o en el campo, siempre te vas a encontrar algún tramo de asfalto en tus rutas de MTB. Te recomendamos siempre activar el bloqueo en ambas suspensiones. El firme es liso y uniforme y no hará falta una absorción extra de irregularidades, además de que la bici será totalmente rígida y óptima para un pedaleo potente, eficiente y ágil.

Si la mayoría de tramos son de asfalto rugoso o bacheado, sin grandes socavones, sigue con el bloqueo activado. La mayoría de bloqueos no cierran completamente el circuito del cartucho hidráulico, por lo que permiten aún un cierto movimiento de la barra. Esta ‘micro suspensión’ de emergencia hace que, al pasar por un bache con la suspensión bloqueada, se absorba (aunque sea parcialmente) el impacto y no se dañe el cartucho o los retenes.

Ese pequeño recorrido, unido a la propia absorción y tracción del neumático, te permitirá superar estas irregularidades con total comodidad.

Pistas o caminos llanos y lisos

Determinadas suspensiones tienen una posición intermedia de bloqueo muy útil para terreno ligeramente irregular.

En cualquier camino de tierra liso y con pocos o ningún bache el bloqueo de la suspensión deberá estar activo. Muchas de las horquillas y amortiguadores, de Fox (FIT4), RockShox (RT3) o SR Suntour, cuentan con una posición del bloqueo intermedia que endurece parcialmente la suspensión y que puede ser muy útil en este tipo de terrenos o para caminos con firme más irregular. Si no tienes una suspensión con estas tres posiciones, es mejor mantener las suspensiones bloqueadas.

En las subidas

Una de las situaciones donde el bloqueo de la suspensión de la bicicleta será tu mejor aliado. Generalmente, para subir cualquier tipo de cuesta deberán bloquearse las dos suspensiones, a no ser que la subida tenga muchas piedras, raíces u obstáculos o justo se venga o enlace con un descenso, lo que habitualmente se llama un tobogán.

En este último caso, terreno mixto con senderos de subida y bajada y algunos obstáculos, escoger la posición de bloqueo intermedia que mencionamos en el anterior punto puede resultar muy útil y no contaminará demasiado la pedalada.

Por bajadas de pistas y caminos lisos

Si la bajada es ancha y de firme liso, puedes seguir con el bloqueo activo, aunque extrema la precaución.

El único caso en el que sería aconsejable bloquear la suspensión en bajada es para descensos por pistas forestales en buen estado, sin apenas baches, o grava muy compacta. Pero, en este caso concreto, mejor tener reconocida previamente la bajada.

Es frecuente que estos descensos tengan baches sueltos en algún tramo. O, lo que es peor, antes de alguna curva cerrada, y llegar a ellos a toda velocidad sin tiempo de reacción. Esto aumenta el riesgo de perder el control e incluso sufrir una caída. Además, no contarás con la absorción extra de la suspensión al estar bloqueada.

Sobre arena y barro

En terreno arenoso, una suspensión endurecida ayudará a mejorar el pedaleo y a incrementar la velocidad.

En terreno inestable, movedizo o resbaladizo, como los bancos de arena o el barro, pedalearás más cómodo y rápido con una bicicleta lo más rígida posible. Por ello, bloquear la suspensión si sabes que vas a atravesar largos bancos de arena o caminos embarrados es una decisión inteligente. El pedaleo se volverá más sólido y firme, al no interferir el movimiento de la suspensión, lo que mejorará el compromiso entre velocidad y tracción para superar más rápidamente el obstáculo.

¿Qué sucede si bloqueo la suspensión en una bajada con obstáculos?

Acuérdate siempre de abrir por completo la suspensión en bajadas técnicas, no sólo por absorción y estabilidad, también para evitar averías.

Fuera de estos terrenos, la suspensión de tu bici de montaña deberá estar abierta o activa. Por otra parte, intenta no olvidar en qué posición, si abierta o bloqueada, están tus suspensiones. No será la primera vez, ni tampoco la última, en la que has bloqueado las suspensión porque ibas rodando tranquilamente por una carretera o camino y, de repente, te ves bajando una trialera con rocas y cortados con el bloqueo activo.

Esto no es nada recomendable para el funcionamiento de la suspensión. Puede que, por una vez y esporádicamente, a tu horquilla y amortiguador no le suceda nada (ya hemos explicado que la función de bloqueo está adaptada a estas eventualidades). Pero bajar, saltar y pasar por obstáculos frecuentemente con las suspensiones duras puede hacer romper el propio bloqueo o los retenes de las barras, obligando a pasar por el taller y hacer una reparación que puede ser muy costosa.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario