La BMC Fourstroke 01 ha sido sin duda una de las bicis de XC más deseadas de los últimos años. Una bici utilizada en la Copa del Mundo por bikers del calibre de Julien Absalon, Lars Forster o Lucas Flückiger y que en Solo Bici hemos revisado en numerosas ocasiones. Una bici que por otro lado, ha exprimido ya al máximo su vida útil con 4 años permaneciendo casi inalterable. Pues bien, apenas hace unos días BMC ha presentado la que será la segunda generación de este modelo de XC, una nueva Fourstroke que presenta inéditas y exclusivas soluciones técnicas.

La nueva Fourstroke 01 se lleva probando en diversos prototipos, desde mediados de 2016 por miembros del equipo BMC.

Cambios geométricos

Uno de los apartados que más cambios ha experimentado esta nueva bici ha sido la geometría. La nueva Foustroke ha tenido que adaptarse a los requerimientos de un XCO (el uso al que en principio está destinada) cada vez más y más técnico.

En este sentido, los ingenieros de la compañía suiza han apostado por una bici que sigue manteniendo 100 mm de recorrido, pero que cuenta con una dirección de la Fourstroke realmente lanzada, 67,5º. Una de las direcciones menos verticales de su categoría y por tanto, una de las bicis que sobre el papel, más sensación de control y seguridad debe aportar en los descensos más inclinados. Por otro lado, se han acortado las vainas hasta unos excepcionales 429 mm para aportar más aceleración y rigidez a la parte trasera.

Potencia compacta (en medidas de 50, 60 y 70 mm) y Reach de unos 50 mm más largo que la versión anterior de la Fourstroke

En términos generales y como viene siendo la tendencia actual en las geometrías más recientes, la nueva Fourstroke es más larga en la parte delantera, ha incrementado su Reach (alcance del cuadro) en unos 50 mm respecto a la versión anterior, al mismo tiempo que se ha reducido como hemos comentado, la longitud de vainas. Con todo ello, la bici es sensiblemente más larga entre ejes, lo justo para que aporte más estabilidad a altas velocidades, pero no penalice en trazados revirados.

Diseño integrado, en la tija telescópica

Si hay un detalle que llama la atención en el diseño de esta bici, es el de la tija telescópica integrada en el cuadro de esta BMC. De la experiencia obtenida por los suizos en el concepto TrailSync en sus bicis Trail, ha surgió la idea de hacer algo parecido en eta bici de XC.

De hecho, Julien Absalon fue uno de los primeros bikers en usar tijas telescópicas en su BMC dentro de las carreras de XC, una demanda que va en aumento entre los corredores de esta disciplina y que ahora BMC ha adaptado de manera ejemplar en su estrella para cross country.

La sección ovalada, en forma de gota de agua, elimina cualquier probabilidad de juego rotacional de la tija.

La tija tiene un diseño realmente excepcional. Un detalle de ello es que por ejemplo, tiene sección ovalada para evitar el clásico juego rotacional de algunos modelos actuales en el mercado y cuanta con 80 mm de recorrido, más que suficiente para las necesidades del XC.

Trabaja con bajas presiones de aire, de unos 2 bares aproximadamente, para evitar el retorno o subida brusca del sillín, además de tener un sistema de frenado que incide también en este retorno “dulcificado”.

Detalle de la nueva bieleta de carbono que gobierna ahora esta nueva BMC.

Posee dos posiciones únicas y el conjunto, en su totalidad, pesa unos 345 g. Con ello, el cuadro de la nueva Fourstroke pesa con su tija integrada, sólo 140-150 g más que el mismo cuadro si se montara con una tija de carbono convencional (no telescópica) Un incremento de peso que desde luego, puede quedar totalmente compensado con las mejoras en prestaciones que este sistema telescópico aporta en los descensos.

Anclaje invertido del amortiguador y asimetría del basculante, configuración ya tradicional en BMC.

Nueva cinemática

La bicicleta continúa siendo una doble suspensión que actúa a modo de pivote virtual con amortiguador en disposición vertical aunque se ha optimizado todo el hardware. De hecho, todos los rodamientos son ahora sellados para reducir fricciones y reducir el mantenimiento.

También se ha diseñado una nueva bieleta en una sola pieza de carbono (antes era de aluminio) que pesa ahora 40 g menos que en la anterior versión. Con esta nueva bieleta y las vainas más cortas el basculante es un 20% más rígido en la nueva Fourstroke, una bici que se comercializará en tres niveles distintos de montaje aunque comparten idéntico cuadro y calidad de carbono.

Las primera unidades, según BMC llegarán al mercado español en Diciembre con unos precios que oscilan entre los 5.999 euros y los 10.000 euros de la versión más exclusiva.

Kit del cuadro que estará a la venta, incluyendo potencia, amortiguador, eje de rueda trasera y por supuesto, tija integrada.

El cuadro puede adquirirse por separado, incluyendo eje de rueda trasera, amortiguador, potencia y tija telescópica integrada. El precio recomendado será de 3.999 euros.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.