Tras años de desarrollo, Bontrager pone en escena una de las tecnologías que apunta a revolucionar la seguridad en los cascos de ciclismo. Se trata de la utilización de un nuevo e innovador compuesto llamado WaveCel.

Según los datos de laboratorio, el nuevo WaveCel ofrece una protección 48 veces mayor que la espuma EPS convencional que usan hoy la mayoría de cascos del mercado.

Ciencia y tecnología

Este nuevo compuesto está basado en una estructura de celdas retráctiles que a partir de ahora, cubrirán el interior de los cascos Bontrager. El fabricante norteamericano de componentes, perteneciente a TREK, ha recurrido a la experiencia y conocimiento de los doctores Steve Madey, cirujano ortopédico y Michael Bottlang, ingeniero biomecánico, quienes durante más de 4 años han ido dando forma a este nuevo concepto de seguridad para ciclistas.

Reacción ante los impactos

La tecnología WaveCel tiene en cuenta la manera en la que se producen los impactos en ciclismo, es decir, de forma brusca, con giros, vueltas e impactos en diferentes ángulos. Esto se consigue gracias a que las diferentes capas de este compuesto se mueven entre sí de manera independiente y flexan hasta que las paredes de las celdas se contraen y luego se deslizan. Con ello se consigue que el casco absorba la energía del impacto, ya sea directa o rotacional y la redirige siempre en una dirección que evite la repercusión en nuestra cabeza.

El WaveCel reacciona ante un impacto con tres fases, primero una de flexión del material, luego otra de contracción y por último, la de deslizamiento, mediante la cual la energía del impacto se redirige y evita que afecte al ciclista.

Sobre el papel, esta nueva secuencia de absorción de los impactos puede evitar el riesgo de padecer una conmoción cerebral en el 99% de los casos, algo que supone una mejora sin precedentes en nuestra seguridad.

La gama WaveCel de Bontrager

La llegada de esta tecnología se plasmará en 4 modelos que sólo podrán adquirirse en la red oficial de TREK / Bontrager, serán en todo caso el XXX y Spectrer para carretera (249 y 149 euros respectivamente) y el Blaze y Charge, más específicos para mountain bike y con idénticos precios (249 y 149 euros).

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This