Brillo o mate, ¿qué acabado escoger para mi bici?
PUBLICIDAD

Brillo o mate, ¿qué acabado escoger para mi bici?

La apariencia o estética del cuadro se convierte a veces en una razón más para elegir entre una bici u otra. En este sentido, casi siempre surgen dudas sobre qué acabado del cuadro va mejor, si brillo o mate. Te ayudamos en tu elección, explicando las propiedades de cada uno, cuidados y qué ventajas tiene uno sobre otro o viceversa.

A la hora de cambiar de bici y mirar nuevos modelos, ya sea a estrenar o de segunda mano, lo más importante es escoger la adecuada en función del tipo de cuadro, modalidad y calidad de los componentes. Pero su estética o color tampoco se deben dejar pasar por alto. Tu nueva bici también te tiene que gustar por su aspecto y debe motivarte cada vez que la veas, invitándote a que vuelvas a rodar con ella.

La estética de la bici viene determinada, en gran parte, por el color elegido, así como por el acabado del cuadro. Habitualmente, las marcas ofrecen sus modelos en dos tipos de acabado de pintura: brillo, más reluciente y transparente, y el mate, más opaco y sobrio, que realza sobre todo las silueta y líneas de la bicicleta.

A continuación ahondamos más sobre su composición y propiedades de cada uno.

Propiedades del acabado brillo

brillo o mate
Un acabado brillo realza la tonalidad del color.

Podemos afirmar que es el acabado más usado tradicionalmente, el mas clásico de cuantos se usan para pintar cuadros de bicicletas. La fórmula para conseguir el brillo y que refleje más la luz que otros colores es un químico transparente, aunque el resto de la composición no es diferente al de una pintura mate, con las mismas características protectoras y anticorrosivas.

El acabado brillante realza el tono de los colores, especialmente los más vivos (rojo, amarillo, naranja) y su superficie, además de transparente, es muy lisa al tacto.

Propiedades del acabado mate

El acabado mate resalta más la silueta y líneas del cuadro.

El acabado mate, en cambio, comenzó a popularizarse años después en el ciclismo, asociándose en sus inicios a bicicletas de alta gama y a la fibra de carbono. Pero actualmente existen opciones de cuadro en acabado mate en todo tipo de gamas y materiales, tanto carbono como aluminio.

Para conseguir eses acabado sólido, opaco y sobrio del mate se añade a la composición de la pintura pequeñas partículas de silicatos, que aportan ese toque de dureza y cierta rugosidad a la superficie.

Brillo y mate: ¿cuál se limpia mejor?

Ya sea en acabado brillo o mate, la bicicleta se limpia con agua y jabón, evitando, en la medida de lo posible, hacerlo con agua a presión.

Durante años, en sectores como el del automóvil ha existido el debate recurrente sobre las diferencias que presentan ambos acabados a la hora de limpiar el vehículo. Un debate que también ha surgido entre ciclistas y que, en la práctica, en lo que respecta a la bici, es bastante simple de zanjar.

Ambos acabados, brillo y mate, se limpian de igual manera. El tipo de acabado no determina la manera de lavar y secar la bicicleta y el resultado de la limpieza. El cuadro debe limpiarse con agua tibia y jabón y secarse posteriormente con un trapo seco de microfibra, para que no se arañe la pintura y quede completamente libre de suciedad e impurezas.

¿Cuál se araña menos?

Otra cuestión recurrente a la hora de optar por un acabado u otro es su resistencia ante golpes, arañazos etc. Al igual que explicamos en los puntos anteriores, ambas pinturas tienen las mismas propiedades protectoras del cuadro, contra la corrosión y, unido al mismo nivel de mantenimiento y limpieza, tienen la misma durabilidad.

Tanto el acabado brillo como el mate se pueden arañar o deteriorar con idéntica facilidad. Todo dependerá del cuidado que le demos a la bicicleta. En lo que sí pueden diferenciarse, y esta es una cuestión que quizás decante la elección a uno u otro, es que los pequeños arañazos o imperfecciones en el acabado brillo se disimulan mejor a simple vista, por el propio efecto del brillo.

Por lo general, las pequeñas imperfecciones se perciben más en un acabado mate.

En un acabado mate estos defectos son más visibles. Aunque en el caso de producirse arañazos más grandes o evidentes no hay apenas diferencia a la hora de percibirlos.

Para ambos acabados existen actualmente en el mercado productos específicos de limpieza y protección para cuadros de bicicletas, compatibles para todo tipo de acabados o específicos, bien para brillo o para mate. Poseen una fórmula suave que no deteriora la pintura del cuadro y disimulan pequeñas imperfecciones o arañazos, funcionando a modo de pulimento.

Elección del mejor acabado

Actualmente, las marcas ofrecen cuadros personalizados combinando acabados brillo y mate.

Vistas las características, propiedades y mantenimiento básico de cada uno de los acabados, podemos concluir que la elección de uno u otro por parte del usuario responderá fundamentalmente a una cuestión estética. Fuera de esto, sólo deberás tener en cuenta que el brillo puede disimular con mayor efectividad pequeños arañazos que el mate, pero no deja de ser un detalle poco relevante. La bicicleta se acabará arañando tarde o temprano, elijas acabado brillo o acabado mate.

Por otro lado, en lo que respecta a la elección del color, sí que hay que prestar atención al efecto del acabado. Por lo general, y aunque también influye la percepción subjetiva de cada persona, los colores más vivos lucen más y resaltan más su tonalidad con un acabado brillo, mientras que el mate se asocia mejor con colores fríos y oscuros. Pero las marcas acaban combinando también acabados brillantes con colores fríos sin ningún problema, por lo que al final dependerá de tus gustos y percepción del modelo la elección de una u otra combinación.

Deja un comentario