Todos tenemos conocidos/as que han decidido por distintas razones empezar a dar pedales por el monte y nos han pedido consejo sobre con qué bici iniciarse. Y muchos de nosotros, conocedores del producto y de las necesidades del usuario novel, le hemos recomendado que echaran un vistazo a la gama B’twin de Decathlon, por su gran equilibrio entre fiabilidad, buenos componentes y precio.

Decathlon ha significado la puerta de entrada al deporte activo y nosotros se lo queremos agradecer desde estas líneas. Por el momento, B’twin tal vez no posea toda la tecnología de marcas más especializadas y exclusivas, pero es que, para dar pedales, hacer salud o compartir un buen rato con los amigos, no hace falta más. La B’twin Rockrider 560 es un claro ejemplo de ello. Dejemos las fobias, las obsesiones por los ángulos y el peso y centrémonos en pedalear y disfrutar del MTB, que para ello un biker novel o de nivel medio tiene más que suficiente. El MTB te devolverá tu esfuerzo con creces. Bienvenido.

Desde 2015 Btwin decidió apostar por el diámetro de rueda 650b o 27,5 (que es lo mismo). Una apuesta razonable para las bicis de gama baja y media fabricadas para un usuario recreativo, lúdico y de fin de semana, pues las ruedas de 27,5 poseen menos inercias que las de 29”, son más rígidas y en las cuestas son más fáciles de mover, algo que los bikers ocasionales agradecen. Solo echamos en falta las ruedas de 29 en los pasos más técnicos o rocosos, pero para un usuario que transite por pistas y senderos fluido es más que suficiente.

Corazón armado

El cuadro, realizado en doble aleación de aluminio 6061, parece un acorazado. B’twin han apostado rotundamente por la fiabilidad y han dejado de lado el peso final en la báscula, pero han incluido detalles de calidad como la pipa de dirección conificada.

Se trata de un cuadro muy vigoroso que transmite grandes cotas de rigidez. Además, está garantizado de por vida (igual que la potencia y el manillar). En cuanto a angulaciones, es un cuadro muy cuadrado, es decir, corto de tubo superior, pipa de dirección alta (más de 120 mm en talla M, por ejemplo) y con un tubo de sillín generoso, que hace que adoptemos una postura muy cómoda, ideal para llegar con comodidad al manillar.

Las vainas traseras son bastante compactas, concretamente 435 mm, lo que contribuye, junto con el diámetro de rueda, a tener una bici muy ágil de reacciones.

Componentes

Es sin duda el punto fuerte de esta bici. Podemos adelantaros casi sin miedo a equivocarnos que no encontraréis una bici de 549,99 euros mejor equipada. Porque cuenta con algunos componentes claves que marcan mucho el funcionamiento de la bici.

El primero, la horquilla. Lleva una horquilla RockShox de 30 mm de diámetro de botella, con cartucho hidráulico regulable y ajuste de rebote, cuando el resto de las bicis del mercado de ese precio todavía equipan horquillas de muelle y barras de 28 mm. Gran noticia. Además, posee un práctico y ergonómico mando desde el manillar que nos permite bloquear o desbloquear la horquilla para adaptarnos con mayor facilidad a las necesidades del terreno. Por otro lado, un segundo punto muy importante para los bikers que empiezan en esto del MTB.

Cuenta con frenos de disco hidráulicos, imprescindibles para controlar la bici. Y un tercer aspecto, la transmisión. Monta una transmisión SRAM X5 de doble plato y diez velocidades. El pedalier de tres platos ya pasó a mejor vida. Ahora solo gestionamos dos platos, mucho más sencillo, y gracias a su generoso casete, tenemos un amplio abanico de desarrollo.

En marcha

Como decíamos, posturalmente es muy cómoda. Además monta un manillar de doble altura (que hace que no exijamos de más a nuestra espalda, ideal para los usuarios con poca flexibilidad) y un sillín muy acolchado. Ello contrasta con la notable rigidez del cuadro. Una opción que aconsejamos es tubelizar las ruedas, para así poder ir a baja presión y de esta manera mitigar la rigidez del cuadro.

La 560 es un modelo muy fiable, que nos permite hacer todos los kilómetros y aventuras que nos propongamos siempre que sea por pistas y caminos ciclables. Cuando hemos metido la bici en trialeras o realizado descensos rápidos, hemos visto sus limitaciones geométricas y de equipamiento.

La horquilla empieza a atragantarse con los baches y perdemos el control por falta de potencia de frenada. Y es normal, porque la bici no está diseñada ni preparada para ello. Es como todo. Conforme aumente tu nivel y demanda sobre la bici, es cuando pensaremos en una bici más competitiva. Para lo demás, sobrado con la 560.

Valoraciones

Cuadro5/5 – Es un cuadro muy fiable, pero algo pesado. Sus tubos tienen un hidroformado impecable así como los acabaos de pintura. No se puede pedir más por apenas 500 euros.

Transmisión5/5 – Lo mejor. Es una transmisión moderna con un cambio muy robusto y preciso. Al tener solo dos platos, simplifica la gestión de las marchas y, gracias a su generoso casete, nos ofrece un desarrollo sobrado.

Suspensiones4/5 – Las barras de 30 mm le aportan un buen aplomo. Podemos regularla y bloquearla. Poco que objetar, cumple con creces su cometido. Solo los riders más agresivos y pesados la pueden poner en jaque.

Eficacia pedaleo3/5 – Correcta. Las ruedas de 27,5 y unas vainas muy compactas contribuyen a potenciar su dinamismo siempre y cuando el terreno sea muy ciclable. Cuando no, las carencias salen a relucir y pierde efectividad.

Frenos2/5 – Esperábamos más. Su tacto es muy duro y la potencia de frenada, si bien es muy progresiva, adolece de mordiente. Preferimos la gama baja de Shimano, mucho más fiable y potente

Ruedas3/5 – Solventes. Al ser ambas de 28 radios se ahorran unos gramos respecto a las ruedas de 32 radios y gana en algo de absorción vertical, lo que, viendo lo rígido que es el cuadro, se agradece

Neumáticos: 4/5 – Los Hutchinson Cobra son unos neumáticos muy rodadores gracias a sus tacos centrales numerosos y de perfil bajo, que encajan muy bien con la tipología de bici que es la 560

Calidad-Precio5/5 – Es donde sobresale. No hay nadie que hoy por hoy se le acerque. Este es su principal argumento de compra. El triunfo de la razón y el sentido común para dar tus primeros pasos en el MTB.

Ficha técnica

GENERAL

Bici: Rockrider 560 27,5
Precio: 549,99 euros
Peso: 12,989 kg (sin pedales en talla M)

CUADRO

Material: Aluminio 6061
Tallas: S, M, L y XL
Garantía: De por vida

SUSPENSIÓN+

Horquilla:  RockShox 30 Silver con cartucho hidráulico, tapered y con ajuste de rebote

TRANSMISIÓN

Pedalier: SRAM S600/38-24/Bielas 175 mm
Casete: SRAM PG1020, 11-36 dientes, 10 vel.
Cadena: SRAM de 10 vel.
Mandos de cambio: SRAM X5 de 10 vel.
Cambio: SRAM X5 de 10 vel.

RUEDAS

Llanta: Aero Trail Pro, 28 radios delante y detrás
Bujes: EVO (BH), delantero 100 x 9 mm y trasero 142 x 12 mm

COMPONENTES

Neumáticos:  Hutchinson Cobra Air Light 27,5 x 2,10
Frenos: hidráulicos Btwin (by Tektro)
Discos: Tektro, 160 mm delante y 160 mm detrás
Manillar: : B’twin Sport, alu. de doble altura/660mm
Potencia: B’twin Sport/+6º/80 mm
Dirección: Semiintegrada tipo tapered
Tija de sillín: B’twin Sport alu./27,2 mm
Sillín: Btwin Ergofit EVO

MÁS INFO

Contacto: Decathlon España, +34 900 100 903
Website: www.decathlon.es

Galería

Fotos: Jesús Andrés Fernández

Una Respuesta

  1. javier

    hola, estoy en general contento con la 560 pero cuando salgo con algún colega echo en falta subiendo algo más de capacidad. ¿hay posibilidad de ponerle algún plato de 22 sin cambiar otros componentes?

    gracias

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.