Johannes Fischbach tenía entre ceja y ceja realizar el salto más largo, jamás visto, montado sobre una mountain bike mientras descendía una pista de esquí.

La pista de 140 metros le permitió alcanzar una velocidad de aproximadamente 90 kilómetros por hora para afrontar el salto de 100 metros que habría supuesto un Récord Guinness.

Sin embargo, después de despegar con éxito de la rampa, cuando va a aterrizar su bici no está bien posicionada, con la rueda delantera muy por debajo. Resultando en un durísimo impacto que de milagro no fue a más…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This