El mercado de fichajes ha terminado para el equipo Caja Rural-Seguros RGA. De hecho, ya lleva tiempo sin mirar los corredores que quedan libres, pero hoy ha hecho oficial la última incorporación a su plantilla profesional, que además viene de la casa y se trata ni más ni menos que del uruguayo Mauricio Moreira. Un ciclista que no estaba entre los principales candidatos a subir a principio de temporada y que finalmente se ha acabado ganando un hueco.

Con Moreira son 20 corredores en el equipo navarro, los mismos que el año pasado en primera instancia. El 60% de la plantilla, doce ciclistas, son españoles y conviven en la escuadra otras siete nacionalidades más. Una vez más, el equipo apuesta por la juventud y potencia su filial al subir a Gonzalo Serrano, Álvaro Cuadros y al uruguayo. Moreira ha ganado este año la Vuelta a Zamora y una etapa en la Vuelta a Segovia. Corredor completo, capaz de subir bien a ritmo y rendir en cronos cortas.

Amplia renovación

Hasta ocho caras nuevas habrá en 2018. Junto a los tres canteranos –Óscar Pelegrí se marchará a Portugal y Manuel Sola iba por el mismo camino hasta que dio positivo- han venido varios corredores más, todos ellos jóvenes. Destaca el nombre de Nelson Andrés Soto, colombiano de los que no se veían hasta que apareció Gaviria. Un hombre poderoso y muy rápido que ha ganado tres etapas en la pasada Vuelta a Colombia. También con victoria llega el francés Yannis Yssaad procedente del Armée de Terre continental francés en el que ha ganado la Paris-Troyes.

Foto: Caja Rural-Seguros RGA

También llegan dos españoles jóvenes pero de nivel: Julen Amezqueta y Cristian Rodríguez, ambos del Wilier Triestina-Selle Italia. Por ejemplo Rodríguez ya lleva dos Giros en las piernas y se le ha notado la progresión del año anterior a este pese a no haber tenido las mejores condiciones en la escuadra italiana. Joaquim Silva, procedente del todopoderoso –en Portugal- W52-FC Porto cierra el capítulo de llegadas foráneas.

Bajas llamativas

Caja Rural-Seguros RGA ha sufrido varias bajas llamativas. Una de ellas, por nombre y trayectoria, es la de David Arroyo que se marcha al Efapel portugués después de cinco campañas donde fue jefe de filas del equipo, especialmente las primeras rozando el Top10 en la general de la Vuelta a España (12º en 2005). Pero hay otros nombres importantes que han dejado la estructura.

La baja de Jaime Rosón, que parte rumbo a Movistar, era más o menos clara. Pero lo de Diego Rubio y Héctor Sáez se entiende un poco menos en el sentido de que eran dos activos importantes, jóvenes, con proyección y en crecimiento. Además los dos recalan en conjuntos que compartirán división con los verdes: Burgos-BH en el caso de Rubio y Euskadi-Murias en el de Sáez.

El nexo de unión

Sigue habiendo una parte del equipo que lleva ya varias temporadas y hará de ‘pegamento’ o nexo de unión tras la profunda renovación de plantilla que ha tenido lugar este año. El principal, por veteranía y oficio, es Sergio Pardilla que en este 2017 ha dado un pasito más en la Vuelta, aunque todavía un poco lejos del Top10 –15º en la general– y también ha peleado vueltas de una semana.

Por debajo, ya con mediana edad y cierto bagaje, se sitúan el siempre combativo Lluis Mas, el también uruguayo Fabricio Ferrari y Antonio Molina. El resto son corredores jóvenes del estilo de Alex Aranburu, Ion Irisarri o Miguel Ángel Beníto, que espera dar un paso al frente después de este 2017 plagado de lesiones. En definitiva, el nuevo proyecto de Caja Rural-Seguros RGA para 2018 –se concentrará a finales de este mes- echa a andar con 20 ciclistas, una plantilla renovada y con margen de mejora y mucho trabajo por delante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This