Y además, con GPS

Hasta que no aparecieron las Contour, parecía que el mercado de las cámaras subjetivas estaba monopolizado. Ofrecen calidad y diseño, con GPS.

Es la cámara más compacta que hemos probado, y además, fácil de manejar en marcha

Era algo lógico, pero nadie cayó en incorporar el gps a las filmaciones de vídeo hasta que lo hizo contour. Ahora, la marca estadounidense cuenta con su ya famoso modelo Contour GPS, que hemos tenido oportunidad de probar. Una funcionalidad que, sin embargo, es totalmente lúdica, a diferencia de lo que ocurre en los ciclocomputadores para entrenamiento y navegación, donde tiene una aplicación más funcional.

El GPS de esta Contour sirve para poder ver por dónde has pasado y en qué punto exacto del recorrido te encuentras en cada momento de la filmación. Todo ello visionando el vídeo en StoryTeller, el software y la red social, en el que inicialmente puedes descargarte los vídeos grabados por la Contour. En él aparece el mapa y la foto de satélite o de Google Earth con tu recorrido sobre el terreno.

La Contour GPS es una cámara de resolución máxima en 1.080p, como el resto de los modelos, aunque cuenta con un ángulo menor de visión, 135°. Por un lado, esto hace que tengas menos área de visión periférica en la imagen que filmas, pero por otro también implica una menor deformación de los objetos cuando grabas desde muy cerca. Su diseño es, sin duda, el más compacto de las cuatro cámaras comparadas. No es ligera, pesa alrededor de los 150 g, pero no salta tanto a la vista y está menos expuesta a golpes cuando, por ejemplo, la llevas en el casco.

Al detalle

La calidad de la imagen es buena en cuanto a su resolución, aunque se nota que la lente no está al nivel de la de GoPro, por compararla con el modelo que, probablemente, sea su máxima competencia por nivel de prestaciones, calidad y precio. Estabiliza correctamente las vibraciones de la cámara cuando el terreno se complica. La óptica puede girarse para adaptarse así a las diferentes posiciones en las que se puede colocar la cámara.

Cuenta con un láser para alinear su posición, algo que resulta práctico si eres perfeccionista. Nos gusta que el soporte para manillar tenga una rótula para cambiar la orientación de la cámara en marcha, aunque ante fuertes vibraciones la cámara no queda tan bien sujeta y puede moverse. La Contour es, con diferencia, la más sencilla de todas de manipular mientras la usas. El sonido de iniciar/parar la filmación, la luz roja y sobre todo el gran botón deslizante hacen que sin mirar la cámara sepas si está o no grabando.

Precio: 299 euros

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.