Cámaras de la bicicleta: tipos, tamaños y cómo elegir la adecuada
PUBLICIDAD

Cámaras de la bicicleta: tipos, tamaños y cómo elegir la adecuada

Las cámaras de aire de la bicicleta son uno de los componentes a los que a veces no se presta la atención que deben. Elegir la adecuada para tus ruedas, dependiendo del tipo de ciclismo que practiques, o del uso, puede mejorar el comportamiento de la bici y evitar averías.

Hay ciclistas que no eligen las cámaras de aire de su bicicleta en función de la modalidad de ciclismo que practican, o del terreno por donde ruedan y acaban por empeorar el rendimiento de la bici lastrando el peso, o sufriendo más pinchazos de la cuenta.

Si eres uno de ellos y no estás muy al día sobre tipos de cámara, tamaños o modelos especiales, presta atención a esta práctica guía que te ayudará a elegir las más adecuadas para tus ruedas.

Escoger válvula y tamaño adecuados

Pero antes de adentrarnos en los diferentes tipos de cámara de aire que existen en el mercado, hay que saber primero dar con la adecuada en función del tipo de válvula o el tamaño.

Sobre las primeras, a la hora de comprar una cámara para tu bicicleta, deberás saber qué tipo de válvula es compatible con tu llanta. Los dos tipos o estándares más usados son la válvula Schrader o gruesa y la Presta o fina. La primera se utiliza más en MTB de baja y media gama y la segunda en MTB de media y alta gama y bicis de carretera, fundamentalmente. Una vez identificado el tipo, deberás comprar la cámara con la válvula adecuada.

cámaras de la bicicleta
Cámaras con válvula Schrader. 

En lo que respecta al tamaño, deberás comprobar el diámetro de la rueda y el ancho del neumático y verificar que coincida con el modelo de cámara. Pulgadas (29″, 27,5″ y 26″ de diámetro y de 1.7 a 3″ de ancho) en el MTB y milímetros para las ruedas de carretera y gravel (700c o 650B para el diámetro y de 23 a 45 mm de ancho).

No obstante, el estándar universal adoptado de forma mayoritaria por los fabricantes es el ISO-ERTRO, que es el mismo para todas las modalidades. Viene indicado en todos los modelos de cámara y puede resultar muy útil, por ejemplo, si alternas el uso de dos bicicletas de diferente modalidad, como por ejemplo una MTB y una gravel. Hay tamaños de cámara válidas tanto para ruedas de MTB como para gravel. Sólo tendrás que comprobar la medida ISO-ERTRO, expresada con números (47-584, 48-584, 50-584, etc).

¿Puedo poner una cámara de 27,5″ en una rueda de 29″?

En lo que respecta al tamaño de las cámaras, una de las dudas frecuentes de muchos ciclistas es si es posible instalar una cámara más pequeña o más grande que el tamaño de la rueda. De entrada y como general, no se debería hacer. En caso de que sea más pequeña va a estar muy estirada y el riesgo de pinchazo o rotura aumentaría, o si es muy larga podría pellizcarse también por el mayor tamaño de la cámara con respecto a la llanta.

Pero es posible instalarla, pero recomendamos hacerlo sólo en caso de emergencia, ante pinchazos, etc. Mejor es esta solución que quedarte tirado sin posibilidad de asistencia por no tener una cámara del tamaño adecuado. No obstante, ten en cuenta que llevando una cámara más pequeña o más grande el riesgo de pinchazo aumenta, aparte de que será más complicado instalarla dentro del neumático.

Tipos de cámaras para bicicleta

Una vez aclarados los aspectos de la válvula o el tamaño, es hora de que conozcas los tipos de cámaras de aire para bicicleta más usados del mercado, según el material, construcción y capacidad antipinchazos.

Clásicas

Es la usada por la mayoría de ciclistas aficionados y también bastantes profesionales. Están fabricadas con butilo, un tipo de caucho resistente y muy elástico capaz de estirarse con la presión del aire. El precio por cámara oscila entre los 3 y 8 euros.

Reforzadas

Fabricadas también con butilo pero de mayor grosor para hacerse más resistentes ante cortes o pinchazos, a costa de añadir peso extra. Se suelen usar en disciplinas radicales de MTB, como Enduro o Descenso y también en bicicletas urbanas o eléctricas. Su precio se sitúa entre los 5 y 10 €.

Lineales

Otro tipo de cámara para bicicleta son las lineales, también hechas de butilo, pero su forma es recta debido a que se cortan y cierran por los extremos. Esta forma permite que se puedan montar sin desmontar la rueda, sólo destalonando parcialmente la cubierta. Pueden resultar muy útiles para ruedas grandes o cubiertas de gran grosor, como las plus de las eléctricas o de Enduro. Su precio oscila entre los 5 y 15 €, dependiendo de la marca.

Antipinchazos

Cámaras especiales Foss de polímero termoplástico.

Son cámaras convencionales que vienen con líquido antipinchazos en su interior. Pueden reparar por sí solas, gracias a este líquido, pinchazos de hasta 6 mm de grosor, aunque depende del líquido usado y el modelo. Son más pesadas que una clásica, aunque la protección ante los pinchazos está garantizada por un largo periodo de tiempo. Cuestan entre 5 y 15 euros.

Dentro de las cámaras antipinchazos, también hay que destacar las fabricadas por Foss, echas de polímero termoplástico, un material que logra, por sí solo y sin necesidad de líquido, taponar el pinchazo y permitir que se acabe la ruta con aire. Pero luego será necesario reparar el pinchazo. Disponibles para MTB, carretera o bicicletas urbanas.

De burbujas

Es un tipo de cámara antipinchazos reforzada, gracias a que su superficie está jalonada de pequeños salientes o burbujas que protegen de cortes, pellizcos, etc. Además, incluyen en su interior el líquido sellante. Michelin es uno de los fabricantes habituales de este tipo de cámaras, con su modelo Protek. Precios entre 5 y 10 €.

De látex

Estas cámaras utilizan látex en lugar de butilo. Son más ligeras, pero menos resistentes que las convencionales. Se usan sobre todo para competición, por el ahorro de peso y la posibilidad de desecharlas una vez acabada la carrera. También son más caras, entre 10 y 20 € las puedes encontrar.

Ligeras

Volvemos a las cámaras de butilo, pero estas tienen menos grosor que las clásicas. Es la opción de caucho para competición, que ahorra peso, pero también se pinchan más fácilmente y suelen tener más pérdidas de presión. Su precio oscila entre los 5 y los 10 €.

Espumas o mousse

Por último, tenemos que hablar de las espumas antipinchazos. No son propiamente cámaras de aire, ya que se trata de aros de espuma de polímero de baja densidad, pero se instalan en la rueda como tal para proteger de los pinchazos en cubiertas tubelizadas o también con cámara. Neutralizan las pérdidas de aire por cortes, evitan los llantazos y destalonamientos y permite rodar con presiones más bajas, para aumentar el agarre. Usadas sobre todo en el MTB, su precio sí es sensiblemente superior al de las cámaras, oscilando entre 20 y 50 € por unidad.

Te recomendamos

Mussara

Te recomendamos

Mussara

Deja un comentario