Tras el prólogo y las dos primeras etapas, el Cannondale Factory Racing se ha visto doblemente superado. Primero en la etapa, tercera, de 122 kilómetros y 1800 metros de desnivel,en la que Manuel Fumic y Henrique Avancinci se han visto por Alban Lakata y Kristian Hynek (Canyon Topeak), y a su rueda han entrado Jaroslav Kulhavy y Howard Grotts (InvestecSongo Specialized), que son los nuevos líderes de la Absa Cape Epic.

[REPASA LA CRÓNICA DE LA SEGUNDA ETAPA]

Un día en el que de nuevo, y ya no es noticia, la primera unidad del Buff Scott MTB, Francesc Guerra y Luis Leao Pinto, han sido séptimos; con la segunda unidad, integrada por Miguel Muñoz y Enrique Morcillo, cerrando el top ten. Tras esta jornada ‘Guerrilla’ y Luisleao ya son quintos de la general, lo que sólo puede decidirse de fenomenal.

Bajando la mirada en la tabla de tiempos, Roberto Bou y Cristofer Bosque (TBelles Gaes Cannondale 9) han acabado el 21.

La clave de la victoria de Lakata y Hynek se constató en el kilómetro 29. “Conseguimos la victoria en Dimension Data Hotspot y después de eso seguimos adelante. Afortunadamente, teníamos a Jaro (Kulhavy) de nuestro lado; es como una locomotora “, dijo Lakata. Una victoria que se logró a una media de  28 km/h. La otra cara de la moneda, Fumic, añadía: “Fue bastante difícil. A 122 km, es la etapa más larga de Absa Cape Epic, los chicos de Investec Songo Specialized y Canyon Topeak hicieron su jugada en la primera subida y nos metieron en una encerrona”.

Como en la jornada precedente, los esfuerzos de Investec Songo Specialized se vieron frustrados por una serie de costosos pinchazos que dieron a Canyon Topeak la posición de privilegio de la carrera. Gas a fondo, como sólo sabe ir, Kulhavy, con Grotts a remolque, redujo la brecha en cuestión de minutos.

A pesar de terminar a poco más de un minuto detrás de Canyon Topeak, Kulhavy y Grotts pudieron ‘robar’ el maillot amarillo al Cannondale Factory Racing. Grotts, quien se convertirá en el primer estadounidense en vestirse de amarillo en Absa Cape Epic, comentó: “Fue una buena etapa e intentamos hacerlo. Estaba sufriendo como un perro por ahí. Probablemente sea el día que más he sufrido en cualquier carrera, pero valió la pena, también estamos de amarillo. Es genial”.

Y todo esto a las puertas de la etapa reina de la Absa Cape Epic, de 11 km y 1800 metros de desnivel, que podría decidir la carrera hacia un lado u otro. No será un día fácil para los corredores, con los senderos escarpados del valle de Slanghoek, seguidos de la ascensión de 9 km hasta el paso de Bains Kloof.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.