Tras el prólogo y las dos primeras etapas, el Cannondale Factory Racing se ha visto doblemente superado. Primero en la etapa, tercera, de 122 kilómetros y 1800 metros de desnivel,en la que Manuel Fumic y Henrique Avancinci se han visto por Alban Lakata y Kristian Hynek (Canyon Topeak), y a su rueda han entrado Jaroslav Kulhavy y Howard Grotts (InvestecSongo Specialized), que son los nuevos líderes de la Absa Cape Epic.

[REPASA LA CRÓNICA DE LA SEGUNDA ETAPA]

Un día en el que de nuevo, y ya no es noticia, la primera unidad del Buff Scott MTB, Francesc Guerra y Luis Leao Pinto, han sido séptimos; con la segunda unidad, integrada por Miguel Muñoz y Enrique Morcillo, cerrando el top ten. Tras esta jornada ‘Guerrilla’ y Luisleao ya son quintos de la general, lo que sólo puede decidirse de fenomenal.

Bajando la mirada en la tabla de tiempos, Roberto Bou y Cristofer Bosque (TBelles Gaes Cannondale 9) han acabado el 21.

La clave de la victoria de Lakata y Hynek se constató en el kilómetro 29. “Conseguimos la victoria en Dimension Data Hotspot y después de eso seguimos adelante. Afortunadamente, teníamos a Jaro (Kulhavy) de nuestro lado; es como una locomotora “, dijo Lakata. Una victoria que se logró a una media de  28 km/h. La otra cara de la moneda, Fumic, añadía: “Fue bastante difícil. A 122 km, es la etapa más larga de Absa Cape Epic, los chicos de Investec Songo Specialized y Canyon Topeak hicieron su jugada en la primera subida y nos metieron en una encerrona”.

Como en la jornada precedente, los esfuerzos de Investec Songo Specialized se vieron frustrados por una serie de costosos pinchazos que dieron a Canyon Topeak la posición de privilegio de la carrera. Gas a fondo, como sólo sabe ir, Kulhavy, con Grotts a remolque, redujo la brecha en cuestión de minutos.

A pesar de terminar a poco más de un minuto detrás de Canyon Topeak, Kulhavy y Grotts pudieron ‘robar’ el maillot amarillo al Cannondale Factory Racing. Grotts, quien se convertirá en el primer estadounidense en vestirse de amarillo en Absa Cape Epic, comentó: “Fue una buena etapa e intentamos hacerlo. Estaba sufriendo como un perro por ahí. Probablemente sea el día que más he sufrido en cualquier carrera, pero valió la pena, también estamos de amarillo. Es genial”.

Y todo esto a las puertas de la etapa reina de la Absa Cape Epic, de 11 km y 1800 metros de desnivel, que podría decidir la carrera hacia un lado u otro. No será un día fácil para los corredores, con los senderos escarpados del valle de Slanghoek, seguidos de la ascensión de 9 km hasta el paso de Bains Kloof.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.