Durante el primer fin de semana de marzo se ha llevado a cabo este año la cuarta edición de la Epic 360º. Una prueba por etapas, tres días, que se disputa por parejas e íntegramente en la pequeña isla de Menorca, y que recorre gran parte del histórico GR-223, más conocido como Camí de Cavalls.

A pesar del escaso desnivel de las etapas, la prueba poco o nada tiene que envidiar a las competiciones por etapas más míticas que todos conocemos de los Alpes o Pirineos en cuanto a nivel y exigencia técnica se refiere. Se puede tomar parte en ella en tres categorías diferentes, TrailRun y Experience (ambas corriendo a pie) o MountainBike, en la que nosotros, parte del equipo de Solo Bici, participó.

Es una prueba que trasciende más allá de lo meramente competitivo, que existe, desde luego, pero en la que también se vive un intenso ambiente de compañerismo al disputarse por parejas, de respeto al medio ambiente al discurrir en un lugar de tanto valor ecológico como Menorca y de aventura.

En la modalidad en la que participamos, la de mountain bike, recorrimos durante tres jornadas 190 km y acumulamos 3.332 km de desnivel positivo. El centro de operaciones del evento fue la población de Es Mercadal, donde, además, se llevaban a cabo los diferentes briefings, ceremonias de entrega de trofeos o atención al participante, entre otras, todo ello en un auténtico ambiente de fiesta del mountain bike.

La carrera, etapa a etapa

Etapa 1

La primera jornada, la etapa 1, partió de la localidad de Ciutadella, para recorrer 64,3 km y 936 metros de desnivel, que llevaron a los bikers hasta Es Migjorn. Este lugar se encuentra el suroeste de la isla, caracterizado por los tramos de roca caliza, las playas de arena fina y blanca rodeadas de pinares y los numerosos barrancos que imprimen carácter a su relieve.

En esta primera etapa ya nos dimos cuenta del terreno al que nos íbamos a enfrentar estos tres días, con bastantes tramos de roca calcárea y muy técnicos. Entre los enclaves por los que pasaba esta primera etapa se encontraban lugares realmente mágicos, como Cap d’Artutx o las preciosas calas de Son Saura, Es Talaier, Cala en Turqueta y Macarella.

En el kilómetro 30 aproximadamente pasamos por cala Galdana, lugar donde estaba ubicado un avituallamiento, en el que hicimos un bucle de 20 km por terreno más bien rodador, y más tarde retomamos de nuevo el camino hacia la meta.

Etapa 2

En el segundo día de competición, los corredores partíamos de nuevo desde la localidad de Ciutadella, para dirigirnos esta vez en dirección al norte de la isla, con 71,5 km y 1.543 m de desnivel positivo acumulado.

Esta fue, por tanto, la etapa reina del Camí de Cavalls 360º y más después de que en el briefing nos avisaran de que el terreno sería bastante más técnico que en la etapa anterior. Tanta dureza se debía en parte a que el trazado incluía un tramo que tiene fama de ser considerado uno de los más exigentes de la isla, se trata de unos 15 km de terreno rompepiernas, un tramo al que los locales le llaman Mordor.

El día de esta segunda etapa amaneció frío y ventoso, con un mar enfurecido que golpeaba con rabia las rocas, sin duda fue la etapa más exigente y salvaje de esta edición de la Epic 360 que recorre toda la plataforma calcárea del noroeste de Menorca, pasando por los preciosos parajes de cala Morell, Es Alocs, cala Barril, Binimel·là y la preciosa cala Pregonda. Después de pasar esta zona, nos dirigimos al faro de Cavalleria, donde poco a poco el terreno cada vez se hacía más rodador hasta la meta ubicada en Es Mercadal.

Etapa 3

La última jornada se presentaba como la de terreno más rodador, la salida estaba ubicada en el puerto de Mahón, para realizar los 54,4 km y 853 m de desnivel positivo acumulado. El día amaneció con una fina lluvia que nos acompañó durante todo el recorrido hasta la llegada a Es Mercadal.

Esta etapa no presentaba grandes dificultades orográficas. En su primer tramo, transcurrió fuera del Camí de Cavalls, para enlazar luego con el sendero y adentrarse en el paraje del Parque Natural de la Albufera des Grau, el espacio natural más importante de la isla. Favàritx o S’Arenal d’en Castell fueron otros puntos de paso de esta etapa.

Concienciados con el respeto a su tierra

En la Epic 360º es de obligado cumplimiento marcar todas las barritas con el número de dorsal a expensas de sanción por parte de la organización, para evitar que alguien tire los envoltorios al suelo.

También había diferentes carteles, entre los cuales se pedía no derrapar, guardar silencio, ya que hay zonas de nidificación, y otros en los que había que bajarse de la bicicleta y hacer el tramo indicado caminando, debido a que se pasa por zonas protegidas. Este punto lo remarcaron seriamente por respeto a uno de los lugares más bonitos de la isla y para dar ejemplo de cómo debe ser una carrera en estos parajes.

Para quién es

Sin duda, la CamelBak Epic Camí de Cavalls 360º es una competición con un formato de recorridos considerados muy técnicos, de ahí que esté dirigida a bikers con cierto nivel técnico, o ciclistas que quieran vivir una aventura diferente, sin importarles el crono y disfrutando de cada uno de los lugares por los que se pasa durante los tres días de competición, eso sí, visitando unos parajes a los que difícilmente se accedería por su cuenta; entre otros, la zona protegida de S’Albufera.

Bici y material

La bicicletas elegidas por nosotros fueron rígidas, con suspensión delantera, en mi caso, con tija telescópica. De todos modos, no estuvimos acertados en la decisión y lo pagamos: Menorca es territorio de dobles. Por el tipo de terreno tan técnico y que no hay que superar grandes desniveles, es recomendable una bici de suspensión total y, a poder ser, con tija telescópica.

En cuanto a tipos de neumáticos, es preferible llevar una cubierta reforzada y de gran balón, que nos permita rodar mejor por las piedras y sin riesgo de pinchar, como nos pasó a nosotros en la etapa 1.

Es recomendable evitar el calzado de XC clásico, con suela de carbono, es muy rígido, y apostar por unas zapatillas más cómodas, que nos faciliten el andar en los tramos que lo necesitemos, puesto que caminar con las calas en zonas de piedras nos puede dar algún que otro susto en forma de resbalón.

Es recomendable también llevar encima alguna barrita, sobre todo si no tenemos pensado parar en los avituallamientos, aunque estos sean generosos en cantidad y calidad.

No dejes de visitar

Sin duda el principal atractivo de Menorca son sus paradisíacas playas, entre ellas destacan: cala Macarella y Macarelleta, cala Pregonda, cala Galdana, playas de Algairens, cala Morell, cala Tortuga, cala Mitjana y Mitjaneta.

El faro de Favàritx, ubicado en el precioso Parque Natural de S’Albufera des Grau. El monte Toro, que se levanta a 358 m del nivel del mar, es el punto más elevado de la isla, desde el que podemos contemplar unas preciosas vistas de la isla.

Sin duda, Menorca es famosa por sus preciosas puestas de sol. Os recomendamos acercaros al atardecer a los faros de Cavalleria o punta Nati, a vivir uno de los momentos más mágicos que nos ofrece la isla.

Texto: Xavi Roca // Fotos: Jordi Saragossa / Oriol Batista

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.