Desde que hace una semanas, el ex corredor estadounidense Phil Gaimon acusara a Fabian Cancellara de llevar un motor en la bici para ganar el Tour de Flandes y la París-Roubaix del año 2010, el ‘Expreso Suizo’ no se ha quedado precisamente callado. Se ha originado así un tenso cruce de declaraciones y comentarios en medios y redes sociales que este fin de semana ha tenido su última entrega.

Es más, durante la pasada semana Cancellara pidió a través de sus abogados que se retirse de la venta el libro de Gaimon en el que explica el pasaje, una vez que la UCI había anunciado que investigará si, efectivamente, pudo haber motores en su máquina. Defendiendo siempre que el único motor que tiene es “el cuerpo”, Fabian dio este fin de semana un paso más en su cruzada. Y Gaimon tampoco se corta en responder cada vez que le place, lo que sin duda en plena campaña de promoción de su libro le está generando atención mediática.

“¿Hay galletas?”

El último encontronazo entre ambos ha empezado por parte de Cancellara, que una vez más sigue defendiendo su inocencia y lo hace a la antigua usanza: retando a Gaimon a un duelo. En este caso no con armas, claro, sino a base de ir en bici más rápido que el otro. El suizo aprovechó los eventos ‘Chasing Cancellara’ que sacará adelante en 2018 –ocho carreras cronometradas, en las que se concede el título de ‘Conquistador’ a quien la gane- para lanzarle el guante.

 

Phil Gaimon

“Hola, Philip. Realmente no te conozco, pero gentilmente te invito a ganarme en una de mis ocho carreras ‘Chasing Cancellara’ el próximo año 2018. Elige una fecha en uno de los cinco países. Me pregunto cuántos vatios puedes mover”, puso públicamente a través de Twitter. Una frase que cerró con un: “¡Empieza a entrenar!” y el hashtag #nomotorsneeded. Así de contundente, directo e irónico se puso ‘Espartaco’.

La respuesta de Gaimon tampoco se hizo esperar, y el yanqui también tiró de ironía fina. Es vox populi, porque el propio Fabian lo ha dicho ya alguna vez, que el suizo es un enamorado de las galletas. Así que Gaimon fue directo. Sin recoger el guante, pero también sin decir directamente que no, le respondió: “¿Hay galletas? En una carrera de bicis debería haber galletas”. De momento ahí ha quedado todo.

“No vale la pena”

Más allá del último encontronazo, que ahí está, lo cierto es que Gaimon asegura que no era esto lo que pretendía ni tampoco es una estrategia para vender más ejemplares de su libro. Además, insiste en que no acusa a nadie: “Se ha sacado de contexto. No he acusado a nadie, sólo expuse un rumor que está documentado y tiene muchos años, y lo presenté como tal”, argumentó hace algo menos de dos semanas.

“No es una estrategia para vender el libro. No quería vender el libro así. Ni quería llegar a esto ni valen la pena tantos dolores de cabeza”. No obstante, ha afirmado que el libro no se retirará de la venta “salvo que lo hagan las personas que lo compran”. Así que de momento el asunto sigue adelante, y no parece que Cancellara se vaya a callar tampoco. Veremos si finalmente se miden los dos en la carretera.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This