La Flash + deslumbrante

En 2009, Cannondale encandiló el mountain bike con una revolucionaria hardtail llamada Flash de peso récord y una tecnología sin precedentes. Tres años después, la historia se repite. Aparece la Flash Carbon 29er Ultimate. Probablemente, la rígida de 29’’ más exclusiva yexuberante del mercado.

La Flash Carbon de 29’’ como tal fue una bicicleta ya lanzada al mercado durante el pasado 2011, y por lo tanto, no estamos ante un modelo totalmente nuevo, dado que el cuadro de esta versión Ultimate que probamos es el mismo que montaban ya las Flash de carbono de 29’’ el año pasado. La novedad en 2012 de nuestra bicicleta de pruebas reside, sin embargo, en el espectacular montaje, que la convierte en el modelo tope de gama de las rígidas de 29’’ y que, sin duda, necesitaba Cannondale para poner un broche de oro a esta espectacular familia de bicicletas.

Equipamiento 5 estrellas

A una bici que cuesta prácticamente 8.000 euros hay que pedirle absolutamente todo, y la Flash Carbon 29er Ultimate responde, en ese sentido, a las demandas del usuario más exigente. Para ello, y por lo que respecta al equipamiento, la bici no está montada simplemente con componentes tope de gama, sino que se emplean en ella algunos que, además, son ciertamente exclusivos y poseen un aura de elitismo difícil de igualar.

Nos referimos especialmente a la elección del manillar y, sobre todo, las ruedas de Enve Composites, una marca de componentes californiana con unos impresionantes niveles de calidad y acabados que, sin duda, dan un toque exótico a esta Flash. Las ruedas, de 1.450 g, destacan por ser de las pocas con perfil alto en mountain bike, de 30 mm en concreto. Muestran una rigidez extraordinaria, precisión en las trazadas y una estética brutal. Durante nuestros días de pruebas no dieron síntoma alguno de delicadeza, pues las sometimos a un uso agresivo con un biker no precisamente ligero. Son, además, compatibles con tubeless, aunque nuestra versión de pruebas viene equipada con cubiertas y cámaras.

Al margen de la exclusividad de Enve, la Flash monta el grupo SRAM XX, todo un referente ya en este tipo de bicicletas de altísima gama. No hay ningún reproche por nuestra parte al funcionamiento de la transmisión; fiable, rápida y de tacto tosco pero firme e invariable. SRAM permite unos ajustes “en marcha” en la tensión del desviador y el cambio asombrosamente sencillos, que hacen que ajustar tus cambios resulte casi pan comido. Nos gusta este aspecto de SRAM, qué duda cabe.

Lo que nos sigue sin gustar es el funcionamiento de los frenos Avid XX, algo en lo que nos ratificamos tras probar esta versión World Cup que monta la Flash. En frenadas medianamente fuertes ya sentimos un molesto ruido de fricción que venimos escuchando en todos los XX desde hace un par de años. Tuvimos también algún problema en el accionamiento de las manetas, que se quedaban algo atascadas en la parte final del recorrido, cerca del manillar. Problemas que si bien no alteran necesariamente el rendimiento de los frenos, creemos que deberían solucionarse en un modelo tan importante como estos referenciales XX.

La combinación de doble plato en 39×26 nos pareció perfecta para mover y acelerar una 29’’’, por más forma física que tengamos. Como siempre, las bielas Holowgram SI sensacionales por rigidez y ligereza. La tija SAVE, ya empleada en la Flash 26’’, aporta un extra de confort a esta rígida, que ya es cómoda de por sí por el hecho de tener ruedas grandes, con lo que esta Cannondale sea, probablemente, una de las rígidas de 29’’ con mejor capacidad de absorción de las vibraciones.

Firmeza

En marcha, la Flash 29er se muestra terriblemente rígida en sentido lateral. Somos conscientes de que esto se debe a varios aspectos. Un cuadro con pedalier BB30, dirección de 1,5’’ de diámetro, horquilla Lefty con puntera y eje Opi de una sola pieza y unas sólidas ruedas de 29’’, que, sumados a tan sólo 9 kg de peso, se convierten en los ingredientes responsables de que la bici, a pesar de ser de 29’’, salga disparada como un tiro al pedalear con firmeza. Nunca alcanzará la vivacidad de su hermana de 26’’, pero lo cierto es que se acerca bastante. Al mismo tiempo, la dulzura característica de una bici de 29’’ -pues pasan los baches desestabilizándose menos que una de 26’’- está potenciada, como hemos comentado anteriormente, por la flexión de la tija SAVE, fabricada por USE y a la que sólo le ponemos un pero, el sistema de fijación y apriete con los raíles del sillín. Quisimos cambiar el Fi’zi:k de serie por otro modelo y no resultó sencillo.

Pedaleando de pie, la Flash no pierde ritmo, al contrario, es de las bicis que parecen pedir más y más velocidad. Esa firmeza del cuadro y de las ruedas también se agradece y queda patente en la entrada en curva, en la facilidad para mantener la trayectoria en tramos rápidos pero de superficie muy rota, a lo que también ayuda la sensibilidad inicial de una horquilla como la Lefty, y en un feeling generalizado en marcha de que llevas una bici “obediente”, rápida y precisa, como si fuera una herramienta de precisión.

Sobre las medidas

La posición de conducción sobre esta Flash es realmente buena. Sobre ella se tiene un buen ángulo de ataque sobre los pedales, y con la potencia Opi un tanto invertida y la posibilidad actual de hacerla descender hasta 1,5 cm, gracias a la existencia de espaciadores, quedamos razonablemente cerca del suelo, algo crítico en una bici de 29’’. De todas maneras, entendemos que en las Cannondale 29er, como esta exclusiva Flash, existe un hándicap en cuanto a la altura de la pipa de dirección, notablemente más baja en otras bicis de 29’’ de la competencia.

La pipa de la Flash tiene una altura de 135 mm, medida por nosotros mismos. Una altura un tanto excesiva si reparamos en que otros modelos equiparables han conseguido bajar su pipa a 110 o incluso 100 mm, y ofrecer con ello una posición un poco más equilibrada y favorecedora en subida, al ir más cerca del suelo. En Cannondale, la altura de la pipa está condicionada por la distancia existente entre las dos pletinas de la horquilla Lefty, o eso creemos, salvo que los técnicos de la marca digan lo contrario o sean capaces de reducir dicha distancia entre pletinas. Sólo así se podría conseguir una menor distancia respecto al suelo, lo que mejoraría todavía más la posición, algo que agradecerían, sin duda, los usuarios más racing y que busquen en esta bici una herramienta de competición.

Mirando al futuro

Obviamente, muy poca gente puede permitirse una bici de 8.000 euros. De todos modos, poder probar un modelo como éste es revelador del máximo nivel tecnológico disponible a día de hoy en la industria de la bicicleta, lo que permite comprobar qué son capaces de conseguir los fabricantes con un cuadro y dos ruedas, en este caso de 29’’.

La Flash 29er Ultimate es una bici exclusiva -seguro-, pero también supone un estándar de calidad y tecnología que en un futuro mucho más próximo de lo que podamos imaginar va a invadir, si no lo está haciendo ya, los modelos de gamas inferiores. ¿Podemos decir que es la bici de 29’’ del futuro? Creemos que sí, y más todavía tratándose de Cannondale, una marca que siempre se ha diferenciado por ser innovadora y apuntar hacia soluciones de futuro. Direcciones oversize, pedalier BB30 o componentes integrados son aspectos en los que Cannondale ha sido pionera y que en ocasiones otras marcas han seguido. ¿Tendremos en un futuro bicis de gama media con 9 kg de peso? Modelos con la misma ratio peso-rigidez que esta Flash por apenas 2.000 euros? Es difícil saber para cuándo, pero seguro que sí. Todo ello, además, gracias a bicicletas como esta Flash que abren el camino y nos hacen mirar hacia el futuro.

Galería

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.