La nueva Scalpel 4 es una invitación irrechazable a entrar a formar parte de la familia Cannondale por la puerta grande. Presumir de una doble de 29”, a un precio razonable y con la exclusividad que le confiere  la horquilla Lefty es algo grande, muy grande.

Diferente a la 26”
Ya en los primeros minutos sobre ella te das cuenta enseguida de qué poco tiene ya que ver con el modelo de 26”. No es una bici para quien busque tiempos o rendimiento, ésta es una bici más popular, más cómoda, más polivalente. En términos cinematográficos, más para todos los públicos. La belleza de sus sinuosas líneas despierta miradas furtivas de interés. Sin ser un modelo sibarítico, despierta la misma admiración que un flamante deportivo a las puertas de un hotel. El cuadro es realmente bello, con unas soldaduras discretas y refinadas, propias y exigibles a un cuadro tope de gama de Cannondale. De aluminio hidroformado, cuadro y basculante gozan de garantía vitalicia, concepto este muy importante para aquellos que exprimimos nuestras monturas. La marca responde y la bici no se queda corta.

Comportamiento noble
Responde con brío las interferencias del camino. La horquilla Lefty de 100 mm, además de ese punto de exclusividad y personalidad inconfundible, le confiere una rigidez sobrenatural, sobre todo ahora que accionamos el

bloqueo durante la primera ascensión importante. A la par, el amortiguador trasero, un RockShox Monarqh RL, nos permite también bloquear para adquirir así una mayor agilidad, especialmente si nos gusta levantarnos y exprimir las piernas. Pasa la vida, pasan los kilómetros, baja la temperatura y aumentan las pulsaciones. Entro lanzado en un terreno más técnico, más serpenteante y disfruto.

Disfruto porque la bici se comporta con aplomo, porque me aporta esa estabilidad necesaria. Para la mayoría de los bikers, entre los que me incluyo, que no pretendemos realizar trialeras imposibles y cortados que quiten la respiración, los 100 mm de recorrido de la Scalpel 4, junto con las ruedas de 29”, aportan una absorción más que aceptable.

Vestida para ti
Con Shimano Deore de arriba abajo, desde las bielas hasta los frenos, a excepción del cambio SLX, funcionan con la suavidad y la precisión propias de la casa nipona. El manillar es ancho, 74 cm concretamente, lo que provoca que con más frecuencia de la que quisiéramos roce con la maleza, sobre todo en las zonas de vegetación más cerrada. Por ello desaconsejamos la utilización de acoples por peligro a sufrir algún enganchón.

El desarrollo de la bici es el idóneo, un doble plato de 28/24 que, combinado con un cassette 11/36, nos permite pedalear con la agilidad que requieren las bicis de 29”, sobre todo cuando afrontamos tramos de elevado porcentaje negativo. El sendero parece retorcerse y el terreno se torna roto, pero la bici tracciona y pasa con solvencia por encima de piedras y raíces. Al caso me viene a la cabeza que las ruedas se pueden tubelizar.

El comportamiento de la horquilla Lefty merece mención aparte, levita sobre las piedras rozando la ingravidez

En la caja de entrega te dan el kit con las válvulas pertinentes pero sin líquido. Siempre te da un plus de tranquilidad al paso por terrenos complicados. Y llega el momento de avituallarnos. Un fallo importante, y más en una bici idónea para tiradas largas. En las tallas S y M, la que estamos probando, no entra con facilidad un bidón de 500 ml. Pero este defecto sería más dramático si no tuviera solución. Estaba prevenido de ello y he optado por montar un portabidón lateral, concretamente un BBB que, por un módico precio de 9.90 euros, maquilla el problema. Para salidas más largas, el camelbak o mochila de hidratación es vital.

Al iniciar la bajada echamos en falta un mando remoto que actúe sobre las suspensiones, ya no por comodidad, sobre todo lo digo por seguridad. Ya en pleno terreno rompepiernas, la bici te pide que aproveches y exprimas a fondo las inercias. Por ello aquella gente de envergadura o/i de fuerza en las piernas se adaptarán rápidamente a la conducción que requiere esta bici. Así que ya tenéis una buena excusa para salir más de lo habitual.

En conclusión
Ésta es una de aquellas bicis que jugarán un papel estratégico en el mercado por su excelente calidad-precio. La recomendaría a mis más cercanos allegados con certeza y cocimiento de causa. Queda dicho.

Texto: Rubén Pérez
Fotos: Looker Photography

7 Respuestas

  1. Pepe2

    Esta muy bien que hagan un reportaje de una bici y no nos digan cuanto pesa… 10kg, 12kg, 14kg… ¿¿¿???

    Responder
    • Marco Fumic

      Totalmente de acuerdo, en talla M debe estar casi en los 13 kilos. Es la Scalpel más baja de gama. El que la pille debería cambiarle la potencia por la OPI y la tija de sillín C3 para aligerar un poco.
      Tampoco se habla del eje pasante trasero con cierre fácil ni del nuevo mantenimiento de la Lefty.

      Responder
  2. Manuel Fu.

    Cannondale vende soportes de botes con enganche lateral y funcionan bastante bien.
    En la tienda que la compres te deben avisar.

    Por otro lado, decir que es una pena que esta bici no tenga la potencia OPI, que junto a la lefty es una verdadera maravilla.

    Bloquear la lefty….el botón está muy cerca de nuestra mano izquierda, pero yo nunca lo uso…si tienes bien ajustado el SAG y el rebote no lo veo necesario, va por gustos.

    Responder
  3. Pepe

    Esta muy bien que hagan un reportaje de una bici y no digan que modelo es… Scalpel 3, 4, o cual?…

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.