Herencia de un referente

Sin duda, la Trail SL 29er 2 posee cierto parecido con su hermana mayor, la Flash 29er. Con el cuadro de aluminio, sus detalles la delatan, como también su funcionamiento en marcha. Es cómoda, eficaz y elegante, atributos muy codiciados en estas gamas


Cuadro

La Trail SL 29er 2 cuenta con el cuadro fabricado en aluminio 6061 de Cannondale, por lo que ya se le presupone una excelente calidad y ligereza. Como no podría ser de otra manera, el tubo de la pipa de dirección es 1.5” tanto en la parte superior como inferior.

Desde ya hace muchos años, Cannondale siempre ha hecho esta apuesta para ganar rigidez delante, y así es en este modelo. Además de esto, destacan las vainas y los tirantes con la tecnología SAVE de la marca; con la forma que le da a los tubos, el cuadro gana en absorción frente a los impactos, a la vez que también se incrementa la rigidez lateral. Esto también nos ayudará a tener menos torsión en la rueda trasera, que siempre es de lo que pueden flaquear algo más las de tamaño grande.

Montaje

El montaje de la Trail SL 29’er 2 de Cannondale es de lo más variado. Para empezar, la horquilla es una RockShox Recon Silver TK de 80 mm de recorrido con tubo de dirección de 1.5” de diámetro. Su funcionamiento es de aire-aceite, y podremos regular la precarga del aire, el rebote y el bloqueo. En la transmisión vemos que la apuesta es variada: pedalier, mandos de cambio, cambio y desviador, SRAM; el casete, con 10 coronas, es Shimano, y la cadena, KMC. Una combinación de marcas que, a decir verdad, no augura el mejor de los funcionamientos.

Las ruedas son una combinación de llantas Madux DC 3.0 con bujes Formula y neumáticos Kenda Small Block Eight de 2.1”. En frenos encontramos unos Avid Elixir 1 con discos de 160 mm de diámetro. Manillar, potencia, tija de sillín y sillín son de la propia factoría americana.

Cómo va

Inicialmente, podría parecer que la Trail es demasiado alta de la parte delantera, y es que, sin tener una pipa demasiado alta, los separadores, y especialmente el de la parte superior a la pipa, que es cónico y hace de protección de los rodamientos, le dan esa altura innecesaria. De todas maneras, para compensar esto se monta una horquilla de 80 mm, por lo que al final todo queda equilibrado.

Una vez subidos encima se nota muy, muy corta, y es que por longitud de potencia y ángulo de tubo de sillín, el posicionamiento es muy encima del manillar, incluso con el sillín lo más retrasado posible. De esta manera, la postura final hace que la bici sea más bien corta y manejable, y la posición respecto a los pedales hace que también actúe perfectamente a la hora de subir.

La horquilla funciona a la perfección, con un tacto muy bueno. Tiene la ventaja de que su sistema es de aire-aceite, por lo que la personalización es total sea cual sea nuestro peso y gusto, y esto hace que nos sintamos muy seguros a la hora de rodar, igual que sucede en la parte trasera, donde gracias al sistema SAVE la absorción de impactos y vibraciones es mayor respecto que con otro cuadro de aluminio. Sin duda, la comodidad es su punto fuerte. También la rigidez del cuadro es destacable, ya que en la parte delantera cuenta con la pipa de dirección de 1.5” de diámetro y la forma de vainas y tirantes hace que la rigidez sea mayor a pesar de ese extra de absorción, simplemente por la forma de los tubos.

Tanto las cubiertas como los frenos funcionaron perfectamente y no dieron problema alguno. Las primeras nos sorprendieron gratamente, ya que se comportaron muy bien en todas las situaciones, incluso en terreno mojado y en roca. Lo que no nos gustó fue el tacto de los cambios, o mejor dicho, su finura. Combinar tres marcas distintas pasa factura.

La Trail SL 29’er 2 es una bici cómoda, que apuesta por una buena absorción de cuadro, pero con una efectividad que, gracias a la posición que nos otorga, no se ve mermada. Un equilibrio más que correcto.

Galería

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.