El padre del mountain bike ligero – Charlie Cunningham

Charlie Cunningham no fue sólo un pionero del mountain bike. Fue un visionario adelantado a su tiempo, que creó bicicletas e innovaciones tecnológicas que estaban por delante del resto de los fabricantes y artesanos, a veces en décadas.

Charlie

“La bicicleta es un medio para poner en contacto al ser humano y su tecnología con la naturaleza, de una forma respetuosa con la vida. Las bicicletas de montaña son la respuesta al abuso de tecnología de hoy en día y una forma de entender el mundo que nos rodea”

Innovador
Charlie comenzó a fabricar bicis en 1977 en California, y sus creaciones se caracterizaban por el uso de gruesos tubos del ligero aluminio 6061, acompañados de unas horquillas de cromo muy ligeras y de finas paredes, una combinación que hacía de sus bicis las más ligeras de la época. Charlie, además, tenía una visión muy diferente respecto a geometrías. Mientras que las primeras bicis de gente como Breeze, Lindsey o Ritchey estaban diseñadas en acero sobre ejes largos y con geometrías estables, las bicis de aluminio de Cunningham eran cortas, rígidas y pensadas para volar cuesta arriba. La figura de Charlie ha dejado para el sector innovaciones importantes, como los cuadros de aluminio ligero, el uso del sloping en los tubos, los frenos tipo roller cam , precursores del V-Brake, el uso de puertos de engrase para rodamientos, sus famosas horquillas Type 11 o el uso de bujes de 135 mm en la rueda trasera, que sigue siendo el estándar actualmente.

Charlie

Comenzó a fabricar bicis en 1977 en California, y sus creaciones se caracterizaban por el uso de gruesos tubos del ligero aluminio 6061.

Quizás su creación mas famosa fueron los neumáticos Ground Control, que Specialized decidió resucitar hace ya algún tiempo. Sus evoluciones eran continuas, así que cada cuadro Cunningham era diferente y único, con mejoras constantes, y Charlie se ganó una reputación casi mística sobre el tratamiento y creación de sus cuadros, lo que dio lugar a leyendas como la que decía que la calidad de sus cuadros y sus soldaduras provenían en parte de su costumbre de calentar sus cuadros en una hoguera de su jardín y enfriarlos posteriormente en una charca que ahí tenía…
Sus bicis se hicieron famosas y hubo una época en que todos los bikers con dinero no dudaban en pagar 4.000 dólares por sus obras de arte, entre ellas las más renombradas, sus clásicas Indians. Cunningham fue también uno de los fundadores de la marca WTB, junto con Steve Potts y Mark Slate.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.